El Gobierno ha distribuido por España a los inmigrantes llegados en patera sin hacerles test PCR generalizados

En ningún caso las pruebas han sido aplicadas de forma generalizada en el punto de llegada de los indocumentados, sino únicamente "cuando sea necesario"

Coronavirus: Última hora de los repuntes de Covid-19 en España y la nueva normalidad, en directo

El Gobierno sabe desde hace días que la entrada de inmigrantes ilegales se ha convertido en una puerta abierta a los rebrotes de coronavirus. Pese a ello, ha decidido distribuir por España a los indocumentados llegados en patera sin hacerles test PCR generalizados.

Así lo reconoce el propio Gobierno de Pedro Sánchez y Pablo Iglesias en un documento firmado el pasado 23 de junio y al que ha tenido acceso OKDIARIO. Un documento en el que describe el protocolo empleado con los inmigrantes llegados a España de forma ilegal y apunta que las pruebas diagnósticas sólo se realizan «cuando sea necesario». Sin señalar, en ningún momento, cuando sucede eso, más allá de su decisión aleatoria.

El texto aparece recogido en una contestación por escrito del Gobierno a requerimiento del Grupo Popular en el Congreso de los Diputados. Y allí se detalla que el protocolo con los inmigrantes ilegales es el siguiente: «Dicho protocolo contempla, entre otros, el procedimiento de recepción, acogida y posterior derivación, estableciendo la obligación de adoptar medidas de distancia social, aislamiento y lavado de manos, utilización de equipos de protección individual, pruebas diagnósticas cuando sea necesario, identificación de casos positivos y trazabilidad y cuarentena de los contactos, así como en la formación del personal».

Inmigrantes
Respuesta parlamentaria co el protocolo de acción humanitaria con inmigrantes ilegales

Es decir, que en ningún caso los test PCR han sido aplicados de forma generalizada en el punto de llegada, sino únicamente «cuando sea necesario».

La descripción del protocolo con inmigrantes ilegales, además, no especifica en ningún momento qué es lo que se considera ‘ser necesario’, con lo que la arbitrariedad de la medida queda al pleno control y decisión del Gobierno.

Hay que recordar que en el resto de situaciones y durante toda la crisis del coronavirus, sólo se han efectuado PCR cuando la sintomatología hacía prever el contagio. Nunca en pacientes asintomáticos, con lo que, efectivamente, el protocolo de tratamiento de los inmigrantes ilegales puede haber convertido la movilidad de estas personas llegadas en patera en todo un sistema de distribución de focos de contagio sin control para los asintomáticos.

Y ello suponiendo que los sintomáticos hayan tenido test PCR, cosa que tampoco se garantiza con la explicación del protocolo oficial.

Brote en Navalmoral

La descripción de esta ausencia de test de detección explicaría lo ocurrido, ya en algunos de los actuales focos de contagio, como el de Navamoral de la Mata (Extremadura). El brote de coronavirus declarado en esta localidad, de hecho, tiene su origen en un inmigrante llegado en patera a Almería que fue enviado por la Delegación del Gobierno a Extremadura sin hacer test ni alertar. En estos momentos, ese brote suma 24 contagios.

El paciente que ha sido identificado como el origen del brote, además, se dio a la fuga y se tuvo que instar una orden de busca y captura. Habría llegado a las costas españolas en patera el pasado 24 de mayo. Y no habría tenido test PCR ni en su punto de llegada, ni en su punto de alojamiento: porque la Junta de Extremadura tampoco le hizo test PCR en su reasignación por el Gobierno en Navalmoral.

Se trata de una persona asintomática, lo cual hace más complicado aún el reto de prevenir sus contagios.

El Gobierno de Extremadura ha confirmado que los contagios de este foco están concentrados en un grupo de 54 jóvenes de origen magrebí que residen en un conjunto de seis viviendas. Por el momento, las pruebas se están realizando a todos los integrantes de ese colectivo y treinta personas han dado ya negativo en las pruebas. Pese a ello, la Junta de Extremadura ha preferido mantenerlos aislados.

El Gobierno de Extremadura reconoce igualmente que el estudio epidemiológico de los casos descubiertos señala a una persona enviada a Navalmoral desde Almería el pasado 24 de mayo. El desplazamiento del paciente se hizo con pleno desconocimiento de su situación de salud, en plena fase 1, y dentro de un programa de atención humanitaria y protección internacional comandado por la Secretaría de Estado de Migraciones.
El traslado fue llevado a cabo por los equipos de una organización no gubernamental (ONG).

Servicio esencial

El vicepresidente segundo de la Junta ha señalado que este tipo de servicios fue considerado en el estado de alarma como actividad de alcance nacional y servicio esencial, por lo que el desplazamiento contaba con todos los permisos.

Eso sí, nada impedía haber realizado el test PCR. Pero no se hizo.
El Gobierno socialista de Guillermo Fernández Vara fue informado del envío del inmigrante y su situación de posible contagiado el 29 de mayo, momento en el que la Secretaría de Estado de Migraciones alertó de que uno de los compañeros de patera que había sido acogida en Soria había dado positivo por coronavirus.

Extremadura ha confirmado que ambas personas coincidieron en la travesía hasta España. Fue en ese momento, el 29 de mayo, cuando el inmigrante destinado a Navalmoral fue sometido a un test PCR y dio positivo. En ese instante fue cuando se activó el mecanismo de alerta, se elaboró el estudio epidemiológico y fue la propia administración autonómica la que comunicó el caso al Ministerio de Sanidad y a la Secretaría de Estado de Migraciones.

Lo último en España

Últimas noticias