Felipe González se muestra "preocupado" por la crisis institucional tras la bronca de Rufián

Felipe González
Felipe González en una reciente imagen (Foto: Efe).

El expresidente del Gobierno Felipe González ha admitido que le "preocupa" la actual "crisis institucional" que conlleva que el debate parlamentario "sea de un vuelo tan bajo" y que haya "descalificaciones" que "provoquen" la expulsión del diputado de Esquerra Republicana Gabriel Rufián del Pleno del Congreso.

"Me preocupa la crisis institucional, me preocupa que el debate parlamentario sea de un vuelo tan bajo y haya tanta zafiedad en las intervenciones que haya más descalificaciones que análisis críticos por serios que sean", ha manifestado González.

Durante la conferencia que ha ofrecido este miércoles en Cáceres denominada ‘La Constitución, construir convivencia’, con la que se han abierto Los Desayunos de El Periódico Extremadura, González ha lamentado que dichas "descalificaciones provoquen" situaciones como la de "esta mañana", es decir, "la expulsión de Rufián porque estaba insultando sin límites" al ministro de Exteriores, Josep Borrell.

Asimismo, el expresidente ha subrayado que "la crisis del Poder Judicial es la última fase de una crisis" que él viene "denunciando desde hace mucho tiempo" y ha señalado que "cuando se habla de politización de la Justicia es verdad que hay interferencias absolutamente inaceptables".

"Y las hemos visto hoy en esas redes sociales por parte de un portavoz y claro descalifica absolutamente su posición; pero la posición de él no la del juez que ha decidido no aceptar la candidatura", ha proseguido González, al tiempo que ha cuestionado que "¿cómo es posible que haya alguien que se atreva a decir desde la representación política que así vamos a controlar la Sala Segunda (del Tribunal Supremo)? Todo eso pone en crisis a las instituciones".

González se ha referido así a los mensajes de ‘whatsApp’ que se filtraron del portavoz del Grupo Popular en el Senado, Ignacio Cosidó, apuntando a que la elección del juez Manuel Marchena como presidente del Tribunal Supremo permitiría a los populares controlar a la Sala de lo Penal de este órgano "desde detrás".

Del mismo modo, González ha criticado que cuando se "judicializan" los "problemas políticos" porque no se tiene "talento ni talante para resolverlos" o cuando se personan ante la Justicia "para ganar delante de los jueces" porque se han "perdido en el Parlamento", si es "un hábito permanente" se llama "politizar la Justicia".

"Llega un momento en que la politizamos tanto que el destino de España como Estado Social lo ponemos en manos del juez instructor del Tribunal Supremo, no en manos del presidente del Gobierno y las Cámaras", ha espetado.

A este respecto, el expresidente ha apuntado que el Parlamento "lo ha hecho mal" al "procesar el mandato" porque "no debe intervenir" puesto que -ha dicho- es "la Magistratura la que debe autoelegirse a sí misma en Consejo General del Poder Judicial".

"Yo acepto cualquier posición, que los jueces se elijan a sí mismos en su órgano de gobierno o que lo elija el Parlamento por las tres quintas partes, cualquier posición…o lo contrario, que sea una elección corporativa; lo que no acepto es que se descalifique esa previsión constitucional induciendo a confusión y mintiendo a los ciudadanos", ha incidido González sobre el sistema de elección del CGPJ.

Así, ha indicado que si la elección fuese por "sufragio directo de los jueces" le "gustaría" que "fuera un sufragio que agrupara las tres quintas partes" de los mismos al igual que se pide "tres quintas partes del quorum para aprobar a los de las Cortes".

"El problema no es el procedimiento, el problema es que hay poca transparencia en la ejecución del procedimiento y que cuando hacemos el interrogatorio parlamentario aquí lo hacemos para insultar en vez de para averiguar", ha sostenido, toda vez que valorado que "sería mucho mejor si además de ser elegidos por los jueces pasaran por un control en el Parlamento para saber quienes son".

Lo último en España