La desescalada en las firmas de lujo

Así protegen del coronavirus a sus clientes las tiendas del barrio de Salamanca de Madrid

Imágenes: Paco Toledo. Edición: Víctor Jiménez.

OKDIARIO ha recorrido algunas de las firmas de ropa más prestigiosas de Distrito 41, en el barrio de Salamanca de Madrid, para comprobar las medidas que se han tomado en las tiendas para proteger del coronavirus a los compradores. Distrito 41 es el epicentro de tiendas de ropa de lujo y restaurantes más exclusivos de moda que hay en la capital.

Madrid aún se encuentra en la fase cero de desescalada. Esto supone que algunos comercios ya han abierto sus puertas, pero con estrictas medidas de seguridad y prevención para evitar nuevos contagios. Una de esas medidas consiste en la obligación de pedir cita previa para acudir a las tiendas, y así poder controlar el aforo de las mismas.

Todas las tiendas que ha visitado este periódico están siguiendo un minucioso protocolo que arranca desde el acceso al local, donde se facilita a cada cliente una mascarilla, dos guantes y una dosis de gel desinfectante. Por regla general, los establecimientos están aconsejando a sus clientes realizar el pago con tarjeta, para evitar que haya contacto físico entre el comprador y el empleado.

El recorrido de OKDIARIO ha comenzado en la pastelería Mallorca de la calle Velázquez, donde nada más acceder al local hay una empleada que se dedica a controlar el aforo y facilitar a los clientes la protección necesaria. Seguidamente, la pastelería asigna un empleado a cada cliente, que será el que le atienda en todo momento y el que, cuando se finalice la compra, lleve a la caja el producto. Siempre evitando que el comprador toque nada. En el mostrador de la caja se encuentra la empleada más protegida, además de con guantes y mascarilla lleva una visera de plástico. De momento, la zona de la cafetería se encuentra cerrada.

Siempre con cita previa

La visita ha continuado por la tienda de ropa El Ganso, en la calle Serrano, donde el pasado sábado llevaron a cabo una desinfección exhaustiva con ozono del local. De la misma manera, reciben a los clientes facilitándoles guantes y mascarillas para estar protegidos frente al Covid-19. Al tratarse de una tienda de ropa, es imprescindible que los clientes acudan con cita previa. Ésta se puede pedir por teléfono o a través de la página web. Los empleados de esta firma van protegidos con mascarillas personalizadas con el logo de la tienda, también a la venta.

Otros comercios como Barbour o Marni, ambos en la calle Jorge Juan, al tratarse también de firmas que comercializan ropa, siguen un cuidado meticuloso con las prendas de vestir. Cada vez que uno de los clientes toca cualquier producto éste es desinfectado con una máquina que expulsa vapor a altísima temperatura. Si el cliente decide comprar una prenda que previamente se ha probado, los empleados le sacan el mismo modelo precintado del almacén, desinfectando y posteriormente poniendo en cuarentena durante 48 horas el producto que inicialmente el cliente ha tocado.

Los probadores de las tiendas son doblemente desinfectados cada vez que se usan. Primeramente uno de los empleados limpia con un trapo y alcohol las paredes, pomos y perchas; y en segundo lugar, se pulveriza el espacio con un tratamiento específico para eliminar cualquier partícula infecciosa. La firma Yusty, en la calle Ayala, también es una de las tiendas de ropa abiertas, con cita previa.

Este periódico también entró a una tienda de zapatos. Concretamente a Glent Shoes de la calle Claudio Coello, una empresa especializada en calzado de lujo a medida. Este local tiene la particulariedad de que usa una máquina ubicada en el suelo, similar a una fotocopiadora, para radiografiar el pie del cliente y de esta forma, poder obtener las medidas del mismo en 3D. Tras su uso, un empleado limpia la plataforma con una toallita especial para erradicar hongos y virus. Al acceder al local cuentan con un spray para que cada cliente se lo eche en la suela de su zapato antes de entrar al local.

Lo último en España

Últimas noticias