Los bares de Barcelona lanzan un ‘S.O.S’ por la caída del turismo

bares barcelona
Bares en Barcelona (Foto: iStock)
Comentar

Alertan de una caída de la facturación desde el segundo semestre de 2017

El Gremio de Restauración de Barcelona considera que la turismofobia y la política municipal "no ayuda" a la consolidación del sector

Los hoteles de Barcelona advertían esta semana de que la Ciudad Condal no está funcionando como debería y las previsiones para el cierre de la campaña de verano no son muy alentadoras -la ocupación y la facturación han caído en los meses de verano-. Pero, el frenazo del turismo en Cataluña no sólo ha puesto en alerta al sector turístico: los bares de la capital catalana lanzan un S.O.S. por el descenso de las pernoctaciones hoteleras de los no residentes caen un 6,2% en julio y por la caída del 8,1% de la ocupación en los alojamientos extrahoteleros.

“Ha habido menos turismo y los turistas han gastado menos. Este agosto está siendo especialmente malo. Nos preocupa la caída del turismo estatal, el termómetro de las pernoctaciones es muy fiable y permite evaluar la temperatura del consumo inmediato y la economía. Hay que dar un mensaje de tranquilidad a los ciudadanos extranjeros porque Barcelona sigue siendo una ciudad acogedora”, explica Roger Pallarols, director general del Gremio de Restauración de Barcelona.

Sin embargo, la caída de la facturación no sólo se circunscribe a estos meses de verano. Pallarols subraya que la cifra de negocio de las empresas de restauración lleva cayendo desde el segundo semestre de 2017. “Venimos arrastrando un descenso del que no nos recuperamos”.

Turismofobia y Colau

No es la primera vez que lo dicen. El desgaste del sector viene motivado por los brotes de turismofobia registrados en la Ciudad Condal. Los ataques al turismo por parte de Arran, la organización vinculada a la CUP; la incitación a hacer balconing y la agitación entre los vecinos por el incremento de la demanda de los pisos turísticos “no ayudan a consolidar un sector estratégico para el funcionamiento de la economía local y atenta contra la marca Barcelona”.

La venta ambulante en las playas, no sólo de productos falsificados sino de productos de alimentación, crece y atenta contra la restauración y el comercio. El Gremio lamenta que el Ayuntamiento de Barcelona no tome medidas al respecto. La alcaldesa Ada Colau “tiene empatía cero y su permisividad respecto a las actividades del espacio público fomenta la competencia desleal, la aparición de mafias y tienen un impacto directo en las actividades que generan empleo e impulsan la economía”.

Pallarols urge al gobierno a municipal a cambiar de rumbo y dar prioridad para posicionar la marca Barcelona de forma internacional. Pese a que está por delante de Madrid, la Ciudad Condal ha caído siete puestos en el ranking mundial de las ciudades con mejor reputación: se sitúa en el número 15 de 52 regiones del mundo.

Aniversario del 1-O

Los anuncios de un ‘otoño caliente’ por la celebración del aniversario del referéndum del 1-O preocupan al sector de la restauración. “Hemos tenido un otoño pasado demasiado caliente y aún sufrimos las consecuencias. No nos compete posicionarnos sobre la política, pero ninguna posición debería entorpecer el correcto funcionamiento de la economía que requiere de estabilidad, seguridad y proyección adecuada”.

Desde el Gremio instan a las fuerzas políticas a hacer una “reflexión colectiva” porque el clima de tensión “pone en riesgo las vidas de las familias. Es momento de poner como prioridad la consolidación de la economía. Si Barcelona no funciona como funciona hasta ahora, el proceso de recuperación de la economía catalana y española puede verse ralentizado“, advierten.

Últimas noticias