Economía

El peso de las importaciones de gas ruso a Europa baja al 17% en lo que va de año

gas España
Metanero de GNL.

Las importaciones rusas han representado en los últimos cinco años del 25% al 42% del suministro de gas a Europa, pero en lo que va de 2022 han bajado a solo el 17%, al crecer la llegada de gas natural licuado (GNL) por mar, según el informe del grupo de consultoría energética ASE de febrero. El clima benigno en Asia en las últimas semanas ha reducido la demanda de gas de esa área y ha permitido que creciera el número de buques que ha descargado en Europa.

Sin embargo, según ASE, eso no implica que el GNL pueda sustituir al gas ruso, pues requiere un proceso de regasificación que se ve limitado por el número de instalaciones existentes. Un 25% de la capacidad de regasificación en Europa está en España, pero la península está muy poco interconectada con el resto de la UE. Europa depende del gas de Rusia, que llega mayoritariamente por Ucrania, por lo que la integridad de su infraestructura está actualmente en riesgo, según ASE, que señala que el temor a que esta circunstancia pueda ser utilizada como un «arma» ha disparado la volatilidad del precio del gas.

La invasión rusa de Ucrania impulsó los precios de los mercados energéticos europeos más de un 50% y el 24 de febrero, día en que comenzó el ataque ruso, la cotización diaria del gas en el mercado holandés TTF (el de referencia en Europa) subió hasta los 123,56 euros/megavatio hora (MWh) desde los 89,01 euros/MWh del día anterior. Sin embargo, al día siguiente, visto el normal funcionamiento del suministro ruso, los precios del gas y la electricidad cayeron un 30% en Europa, pero, a medida que el conflicto se ha ido endureciendo, toda la curva de precios del gas de 2022 ha subido más de un 40%.

Por el momento, las exportaciones rusas por gasoducto han aumentado de forma notable, pero no por causas geopolíticas, sino económicas, en concreto por la mayor llegada de GNL, debido a la menor demanda actual desde Asia, y porque la subida del mercado diario de gas ha hecho más atractivos los precios de los contratos a largo plazo con la gasista rusa Gazprom. Estos contratos están indexados a referencias anteriores y, por tanto, llevan retraso en su subida, según los analistas del Grupo ASE.

Respecto a la evolución del gas, la meteorología va a ser determinante, pues dependerá de si el volumen de llegada de GNL a Europa se mantiene, lo cual está ligado a las temperaturas en Asia, y de si en Europa las temperaturas siguen siendo suaves y el viento abundante. ASE dice que se espera que la gasista rusa Gazprom cumpla con los volúmenes de gas comprometidos contractualmente, pues si no cumpliera con sus obligaciones, salvo por una interrupción física de fuerza mayor, se enfrentará a importantes demandas.

El incremento de flujo de gas ruso los últimos días parece confirmar que Gazprom cumplirá con el abastecimiento de gas comprometido, con lo que los precios podrán recuperar cierta normalidad, aunque en un rango alto. No obstante, ASE señala que si los flujos rusos, a través de Ucrania u otras rutas, se interrumpen físicamente por daños en las infraestructuras, una decisión del presidente ruso, Vladimir Putin, u otros factores, los precios sufrirían un fuerte impacto, ya que la capacidad de regasificación europea no puede crecer, si no se construyen nuevas infraestructuras.

El último escenario que contempla ASE es el que se produzca una desescalada del conflicto y un acuerdo con Rusia, y esto sí que podría revertir la situación. Según los analistas del grupo, Rusia es capaz de aumentar un 10 % su flujo de gas respecto a los niveles de 2021, pero contando con la apertura del gasoducto Nordstream 2, actualmente paralizado por Alemania.

Lo último en Economía

Últimas noticias