La pérdida de eventos por el ‘procés’ lastra las cuentas de las hoteleras en Cataluña

La pérdida de eventos por el ‘procés’ lastra las cuentas de las hoteleras en Cataluña
iStock-1064431544

NH, Meliá y Barceló, las principales compañías con presencia en la región, confirman la caída de la ocupación y la rebaja de sus precios.

La incertidumbre política en Cataluña sigue castigando al turismo en la región y particularmente, al sector empresarial y de congresos. Las cadenas hoteleras con presencia en Barcelona continúan recogiendo las consecuencias del procés un año después: las empresas optan por otros destinos para organizar sus eventos y reuniones. NH, Meliá y Barceló, las principales compañías con presencia en la región, confirman la caída de la ocupación y la rebaja de sus precios.

Fuentes oficiales de Barceló, que cuenta con tres hoteles en la Ciudad Condal, aseguran a OKDIARIO que desde el pasado 1 de octubre – día en que se celebró el referéndum ilegal- "hemos notado un retroceso en la demanda que ha afectado al precio medio de venta. La caída ha sido mayor en precio que en ocupación, precisamente para evitar que esta última cayera. El retroceso se ha observado tanto en la demanda nacional como internacional y se ha resentido especialmente en el segmento corporate: han reducido su tamaño muchos eventos organizados en la ciudad y muchas empresas han optado por otros destinos para su organización".

La situación no cambia cuando hablamos de Meliá: la cadena hotelera con presencia en Barcelona, Tarragona, Gerona y Lérida subraya que "la incertidumbre ha tenido una influencia negativa, sobre todo en el cliente de empresa y reuniones por una reacción de precaución ante la organización de un evento". Algo que se acentúa en la Ciudad Condal, según los resultados del último trimestre del grupo: hoteles como Meliá Sky y Meliá Sarriá son "ejemplos significativos tras haber cerrado el trimestre con caídas de RevPAR (Revenue Per Available Room, o ingresos por habitación disponible) del 12% y del 24% respectivamente".

La compañía ha obtenido un beneficio de 119,7 millones de euros en los nueve primeros meses del año, lo que supone un 10,1% más que en el mismo periodo de 2017. Sin embargo, ha ‘pinchado’ en España por sus ingresos: la tasa RevPAR cayó un 5,8% en el tercer trimestre frente al mismo periodo de 2017. Para el cuarto trimestre, la cadena espera mejorar esta ratio, eso sí, con excepción de Barcelona.

Pese a ganar cuatro veces más entre enero y septiembre, NH Hoteles también sigue registrando caídas en Barcelona. En concreto, en el tercer trimestre del año, los ingresos por habitación disponible en España caen un 5,3% siendo Barcelona la ciudad más perjudicada con un desplome del 11%. La capital tampoco se benefició de esta caída, ya que el RevPAR registrado en Madrid es del -6%.

Turismofobia, huelgas y

La llegada de turistas a la ciudad catalana, el descenso en las pernoctaciones -caen un 1,4% en agosto- y la caída de los precios de los hoteles en Cataluña -descienden un 4,5% en agosto- responden a otros factores, según explican los expertos.

Desde Barceló apuntan a la recuperación de destinos como Egipto y Turquía, "la agitación social y política, que han motivado la recomendación de gobiernos como el norteamericano o el alemán de no viajar a Cataluña, el cambio de sede social de las empresas; los atentados en Barcelona, aunque su influencia ha sido menor que en otros destinos que han sufrido ataques terroristas como París, se ha notado; la turismofobia, acompañada de la la fuerte proliferación de alternativas ‘colaborativas’ no reguladas en alojamiento, que han fomentado la masificación y un efecto rechazo entre la población local; la disminución de la seguridad en la Ciudad de Barcelona y el empeoramiento de la imagen de la ciudad; las huelgas en el aeropuerto de el Prat y la disminución de frecuencias aéreas tampoco han ayudado".

El sector turístico español se encuentra en un momento de inflexión. Por primera vez en diez años, según las estimaciones del lobby turístico Exceltur, la actividad turística se ralentizará y crecerá un 2% a cierre de 2018. Por primera vez, el PIB turístico será inferior al crecimiento del conjunto de la economía española. “Estamos en un escenario de gradual transformación del escenario y del modelo turístico español. Salimos de un escenario de ‘tormenta perfecta’ que nos ha favorecido y vamos a otro donde asistimos a una rapidísima recuperación de destinos competidores como Turquía y Egipto a costa de algunos destinos vacacionales españoles como Canarias o Baleares”, ha afirmado Zoreda.

Lo último en Economía