Cómo está afectado el coronavirus a las agencias de azafatas

El lastre del turismo de negocios: «He perdido el 90% de mi facturación en unos meses claves para el sector»

El turismo de congresos deja en España más de 6.000 millones de euros, además en los últimos años ha disparado su crecimiento hasta situarse como el cuarto más influyente del mundo

Si hay un sector donde el coronavirus está golpeando con fuerza ese es el turismo, arrastrando con el a las empresas dependientes de los viajes de negocios. Desde el momento que se detectaron los primeros casos positivos en España se produjo un frenazo en seco del movimiento de turistas unido a la cascada de cancelaciones de eventos, ferias y congresos.

Tras la suspensión del Mobile World Congress el pasado 24 de febrero, la actividad del turismo de congresos se frenó en seco. Se trata de un sector que deja en España más de 6.000 millones de euros, además en los últimos años ha disparado su crecimiento hasta situarse como el cuarto país más influyente del mundo por detrás de Estado Unidos, Alemania y Reino Unido.

Una de las afectadas por el golpe del coronavirus en el sector es Belén Valentín-Gamazo, CEO y fundadora de Best Way Congresos y Azafatas, una empresa que cuenta con más de 20 años de experiencia. «Solo se han salvado las empresas que organizan reuniones telemáticas, ya que los servicios personales se han paralizado», asegura.

«He perdido el 90% de mi facturación en unos meses claves para el sector», cifra la empresaria con calculadora en mano y explica que «en marzo, abril y mayo se concentran las juntas de accionistas de las grandes empresas, los congresos empresariales más importantes y las temporada de ferias en Ifema».

Un año en blanco

«Tenemos previsto iniciar la actividad en el mes de junio», calcula Valentín-Gamazo, pero augura que «el 2020 va a ser un año en blanco, aunque está previsto que el sector se vuelva a activar en septiembre».

El aplazamiento fue la primera solución para esquivar la crisis generada por el coronavirus, pero el resultado ha sido una cascada de cancelaciones dentro del sector turístico de negocios: «Nos hemos despedido de todas las ferias y congresos, aunque pensábamos que finalmente se iban a aplazar la mayoría se han cancelado».

La fundadora de Best Way lo tiene claro: «Las medidas para salvar tu empresas en este tipo de crisis se deben tomar cuando fundas el negocio, por eso es fundamental tener un buen equipo, dar servicio a clientes solventes y no vivir por encima de tus posibilidades empresariales».

«En mi caso, contar con buenos clientes me ha ayudado a no perder el 100% de la facturación, ya que mi empresa proporciona servicios fijos a las compañías del Ibex 35″, explica.

La fórmula para eliminar la desconfianza

La agencia de azafatas y azafatos ha lanzado un servicio de atención personalizada, información y control para garantizar la seguridad de los clientes, que va desde explicar los protocolos de distanciamiento social a facilitar guantes o mascarillas.

«Hemos lanzado este servicio porque es fundamental que los clientes se sientan seguros ante la gran desconfianza que está provocando la crisis del coronavirus en los consumidores. Una fórmula que empezaremos a implantar en varios centros comerciales y superficies», afirma Valentín-Gamazo.

«Se trata de una inversión que da retorno a la empresa, ya que mejora la confianza del cliente y que ayudará al empresario a conocer cuáles son las necesidades de su público», ha puntualizado la empresaria.

Medidas «insuficientes»

Por su parte, la fundadora de Best Way tacha las ayudas del Gobierno de Pedro Sánchez de «insuficientes» y explica que «el sector no ha tenido ninguna medida de apoyo específica».

No obstante, Valentín-Gamazo asegura estar más preocupada por «la inseguridad jurídica que ha generado el Ejecutivo con el anuncio de la derogación de la reforma laboral» y pide que no se olviden de «incentivar la contratación, ya que es la rueda que va a mover el molino».

«No es el momento de realizar ningún cambio si no es para bien, los empresarios estamos haciendo un gran esfuerzo para mantener nuestros negocios y necesitamos que el Gobierno nos apoye ante uno de los momentos más duros para el tejido empresarial», concluye.

La crisis del coronavirus está asestando un golpe brutal a la economía española. Autónomos, pymes y empresarios están sufriendo las consecuencias tanto del propio coronavirus como de las medidas tomadas por el Ejecutivo de Pedro Sánchez para paliarlo. En OKDIARIO queremos saber su historia: cuéntenosla en [email protected]

Lo último en Economía

Últimas noticias