Prohibidos por el PP y en el resto de Europa

El Gobierno la lía: favorece a los fabricantes y quiere permitir el uso de detectores de radares

Pere Navarro DGT
Pere Navarro, director de la DGT. Foto: EFE

Pere Navarro, director de la Dirección General de Tráfico (DGT), ultima la modificación de la Ley de Tráfico del PP con un cambio que está pasando desapercibido pero que es toda una revolución. Prohibidos en los países de Europa, el borrador del real decreto que prepara Navarro elimina las multas al uso de los detectores de radares que impuso el PP -tres puntos-, lo que deja la puerta abierta a su uso sin problemas.

Pero sí hay problemas porque según las asociaciones de víctimas el uso de los detectores de radares -solo los avisadores estaban permitidos por ley hasta ahora- genera muchos riesgos debido a que los detectores avisan al conductor con muy poco tiempo de reacción, unos pocos metros, lo que puede provocar accidentes con otros vehículos.

La DGT está haciendo caso omiso a las peticiones de algunos actores del sector y en el borrador de la nueva norma elimina la sanción de tres puntos de carnet de conducir que impuso el PP en la reforma de 2014, cuando María Seguí estaba al frente de la DGT.

La eliminación de la sanción de tres puntos se une al vacío legal que se le escapó en la norma al PP y que está siendo utilizado por los fabricantes y comercializadores para vender los detectores sin miedo a la legislación y a la justicia. De hecho, en los anuncios de detectores de radares añaden el servicio de ‘Protección contra multas’.

¿En qué consiste ese vacío legal? El problema es que el PP, en la ley de abril de 2014, en el Apartado V de la exposición de motivos especifica sobre la prohibición de los detectores de radares pero en el articulado solo habla de su uso, no de llevarlos o instalarlos en el coche.

La consecuencia de esto es que los fabricantes se defienden cuando multan a los conductores asegurando que el detector no se estaba usando. La sorpresa se produjo cuando en junio de 2016 un juzgado de Segovia le dio la razón al conductor porque “la administración debe probar que la sancionada utilizó dicho detector, no simplemente la instalación”. Se trata de Kaza, Demac o Publipunto, entre otros.

“Si el legislador hubiera querido prohibir ambas conductas, hubiera castigado cualquier instalación de dispositivos capaces de detectar las señales del radar, con independencia de su utilización”, dice el magistrado en su sentencia. En efecto, la ley del PP no utiliza la palabra ‘instalación’. La sanción, la retirada de tres puntos del carnet, queda así en papel mojado porque es imposible demostrar que el conductor estaba ‘usando’ el detector en el momento preciso que le para la Guardia Civil.

Tres puntos

Pero ahora, la situación que preve la norma del Navarro -que ya favoreció a los detectores en su anterior etapa en la DGT con José Luis Rodríguez Zapatero en el Gobierno- es aún peor puesto que elimina la sanción de los tres puntos. “La barra libre es total”, se quejan fuentes del sector.

El caso ha llegado al Congreso y el diputado del PP por Valencia Óscar Gamazo registró el 9 de enero una pregunta por escrito al Gobierno sobre su trato de favor a los detectores.

Hay que recordar que los avisadores de radares están permitido por ley puesto que se trata simplemente de un aparato que avisa de los radares en la carretera, información que la propia DGT tiene en su página web. Los detectores, en cambio, rastrean la carretera en busca de radares y avisan al conductor con muy poco tiempo de reacción, lo que provoca frenazos y peligro para el resto de conductores. Junto a los avisadores y detectores están los inhibidores, que sí están prohibidos totalmente.

La norma que está preparando la DGT ya ha pasado el periodo de un mes de audiencia pública, por lo que ya puede ser aprobado en Consejo de Ministros en cualquier momento antes del 28 de abril.

Temas

Últimas noticias