Fusión bancaria

El BCE hace un regalo enorme a CaixaBank-Bankia al elevar su capital mucho más de lo previsto

Majora la solvencia de Bankia en 1,60 puntos cuando el mercado espera 1

Esto descarta una ampliación de capital y da más peso a la entidad pequeña en la fusión

Bankia elevará su solvencia hasta el 15% tras el permiso del BCE a una relajación de su modelo contable

El vicepresidente del Banco Central Europeo, Luis de Guindos
El vicepresidente del Banco Central Europeo, Luis de Guindos

Regalo de Reyes anticipado del BCE a la futura fusión de CaixaBank y Bankia. El supervisor autorizó ayer un cambio contable al banco que preside José Ignacio Goirigolzarri que incrementará su solvencia mucho más de lo esperado por el mercado: 160 puntos básicos (1,60 puntos porcentuales) en vez de los 100 previstos. Esto descarta la necesidad de una ampliación de capital en la operación y también da más peso a Bankia en la ecuación de canje.

Con esta decisión del BCE, la ratio de capital de Bankia se eleva hasta casi el 15% (14,87%), el nivel más alto de los grandes bancos españoles. Esto se traduce en que la entidad fusionada tendrá un nivel de solvencia claramente por encima del 12% que es el nivel exigido informalmente por el supervisor y el mercado, incluso después de los ajustes (despidos y cierres) necesarios.

De hecho, este exceso de capital le permitirá hacer una reestructuración más amplia de la prevista y, en el futuro, pagar un mayor dividendo a los accionistas, incluido el Estado.

Asimismo, la mejora de solvencia eleva la valoración de Bankia de cara a la ecuación de canje, es decir, el porcentaje de la entidad fusionada que pertenecerá a cada uno de los bancos que se integran. No obstante, en esta ecuación se tienen en cuenta otros muchos elementos que se están negociando tras la revisión de las cuentas de la entidad nacionalizada (due diligence) encargada por CaixaBank a Ernst & Young, como adelantó OKDIARIO.

Elevar la solvencia sin ampliar capital

Esta mejora de la solvencia deriva de una modificación de las reglas contables que se aplican a Bankia. La ratio de capital (solvencia) de un banco se calcula dividiendo sus fondos propios entre sus activos -créditos y otras inversiones-; pero no entre sus activos totales, sino lo que se llama activos ponderados por riesgo (APR), en los que cada activo pesa más o menos en función de su riesgo de impago: la deuda pública no pesa nada, los créditos a grandes empresas pesan poco y los créditos a pequeñas empresas en pérdidas pesan mucho, por ejemplo. Cuanto menores sean los APR, mayor es la solvencia.

Para calcular los APR se puede usar el modelo estándar del Banco de España que da un peso preestablecido a cada activo. Pero también se pueden usar modelos internos de cada entidad que calculan esos pesos en función de unos parámetros históricos basados en la experiencia del banco. En la práctica, eso implica que los APR se reducen y, en consecuencia, la solvencia sube sin necesidad de ampliar capital.

Y eso es lo que aprobó anoche el BCE: la aprobación de modelos internos para la cartera hipotecaria de Bankia -los modelos internos deben ser aprobados por el supervisor-, lo que le permite reducir sus APR en 8.250 millones de euros y elevar así su solvencia sin hacer nada más en los 160 puntos citados, un impacto mucho mayor de lo esperado.

Lo último en Economía

Últimas noticias