Inversión

Bayer, ¿invertimos?

Bayer, ¿invertimos?
Farmaceútica Bayer

El gigante alemán de fitosanitarios sigue en caída libre tras la decisión de comprar Monsanto y erigirse como una de las empresas más importantes y con más incidencia en el mundo

“Se puede preferir la bonanza a la tormenta y desear que el Sol disperse las nubes. Ahora bien, quien sólo desea y espera no interviene activamente en el curso de los acontecimientos ni en la plasmación de su destino.” Ludwig von Mises

Esta pasada semana bursátil destaca entre otras circunstancias por la tormenta de Bayer. El gigante alemán de fitosanitarios sigue en caída libre tras la decisión de comprar Monsanto y erigirse como una de las empresas más importantes y con más incidencia en el mundo. Bayer no tiene en sus manos el poder sobre el consumo o sobre la industria, pero tiene el liderazgo mundial en sectores de salud y alimentación. La alemana es un gigante de los que gustan a los value investors puesto que a su enorme lista de patentes y exclusividades, se le suma el famoso MOA (foso que defendía a los castillos medievales de cualquier ataque), una ventaja competitiva duradera que hace invulnerable a la compañía ante cualquier tipo de crisis. 

Sin embargo, si bien es cierto que a la hora de analizar una compañía como Bayer es especialmente relevante analizar sus ventajas competitivas, también lo es analizar la capacidad que tiene su personal de tomar decisiones. Dicho esto, sabemos que Bayer cerró en 2.015 uno de los mejores años de su historia bajo un margen operativo de 13,5% y un Flujo de Caja de alrededor de 7.000 MM€ con una deuda de 2’77 veces su margen operativo. Con estos datos el equipo directivo de Bayer propuso a sus accionistas una operación corporativa de OPA sobre la compañía Monsanto para de tal modo erigirse como la compañía química en productos fitosanitarios más grande del mundo. El proceso ha sido largo, puesto que la OPA ha tenido que ser autorizada por el regulador de la competencia y Bayer ha tenido que desprenderse de activos de mucha calidad para poder ser autorizada. Durante 2.018 Bayer completó el proceso de integración cerrando su cuenta de resultados con un margen operativo del 9,88%; una generación de caja de 8.000 MM€ y un ratio de endeudamiento en 9,11 veces su margen operativo dejando a la compañía en una situación de fuerte endeudamiento (circunstancia lógica tras un movimiento corporativo de este calado).

Durante la semana pasada Bayer reaccionó con fuertes caídas a un nuevo juicio sobre sus productos fitosanitarios en USA, en esta ocasión contra su producto estrella ‘Monsanto Roundup’, acusado de provocar cáncer. Es la segunda vez que Bayer se enfrenta a una sentencia de este tipo en los últimos meses, circunstancia que ha provocado el desplome de su cotización la cual lleva un castigo del 60% tras tocar máximos históricos durante marzo de 2015. Estos argumentos son muy interesantes para un Trader profesional, puesto que como bien sabemos el castigo del mercado suele ser exagerado, precisamente debido al comportamiento irracional del inversor a la hora de tomar decisiones. Pero también es cierto, que las decisiones tomadas por la compañía podrían tener consecuencias nefastas. Ante ello, no puedo dejar de hacerme preguntas. ¿Ha exagerado el mercado las consecuencias legales que se derivan de los más de 10.000 pleitos pendientes en Monsanto?; ¿Podrá demostrar Bayer en un Tribunal de apelación que el Roundup no es cancerígeno?; ¿Habrá atenuantes en tal caso? Por otro lado, la auténtica duda que atormenta al mercado, parte más de las cifras que de las consecuencias. ¿Hay un error de cálculo a la hora de calcular el endeudamiento de la compañía? Bayer podría haber tomado una mala decisión, y tal y como sucedió con el gigante de genéricos farmacéuticos TEVA, haber dirigido a la compañía a una inevitable ampliación de capital por un pecado de ambición. ¿Tendrá en tal caso Bayer capacidad de generar flujo de caja suficiente para poder pagar la deuda?

Bajo mi punto de vista Bayer tiene suficientes activos de calidad para poder enfrentarse a su nivel de deuda y como se ha demostrado históricamente, las apelaciones con jueces profesionales suelen ser más laxas que las acusaciones en jurados populares. A parte de sus activos, Bayer genera 8.000MM€ de caja neta, lo que irá incrementando a medida que se reduzcan los costes de integración y se apliquen las sinergias. En este sentido la compañía debería generar sin problemas un flujo de caja de alrededor de 10.000MM€, cantidad suficiente como para poder asumir la deuda de Monsanto y lo que es peor, ¡su mochila judicial! ¿Es por tanto el MOA de Bayer suficientemente fuerte como para poder superar estas adversidades? Yo creo que sí, pero mi determinación vendrá liderada en esta ocasión por el análisis técnico otorgándole el beneplácito de la duda al propio mercado. Perder el soporte en los 59€ me alejará de Bayer mientras no vea nuevamente una intención marcadamente alcista puesto que como sucedió en TEVA, lo que uno piensa nada tiene que ver con lo que realmente sucede y si bien es cierto que hay argumentos muy favorables para invertir en Bayer, también es cierto que los riesgos siguen siendo notables.

Afortunadamente, como nos enseñó Von Mises, lo que nos caracteriza como seres humanos es la capacidad de tomar decisiones y dirigir nuestro destino. Aunque Bayer es un valor que hay que tener en consideración a medio plazo, todavía no tiene el beneplácito del mercado para tomar una decisión de inversión y por supuesto y como comprenderán ¡eso no lo voy a discutir! Al fin y al cabo, lo que me caracteriza como persona es la capacidad de elegir, y como pensamos los austríacos; las decisiones tienen consecuencias y en ello estamos. Bayer está preparada para superar la crisis y su desplome deja a la cotización en un punto interesante entre valor y precio, pero Mr. Market ha tomado una decisión que no pienso discutir. Bayer puede ser una excelente inversión, no diré que no… pero créanme cuando les digo que todavía no ha llegado la hora.

Últimas noticias