Economía

Las grandes empresas aumentan un 40% su presupuesto para hacer ‘lobby’

Volkswagen desembolsará 15.000 millones de dólares por el escándalo de las emisiones (Foto: Reuters)

Una nueva investigación de LobbyFacts revela que las principales multinacionales europeas gastaron un 40% más de presupuesto que en 2012 a los grupos de presión. De este modo, mientras que en julio de 2012, las cincuenta empresas que destinaban más presupuesto a hacer ‘lobby’ destinaron un total de 76 millones de euros, en 2016 las primeras cincuenta han gastado 106 millones, lo que supone un aumento del 40% en cuatro años.

Volkswagen, la que más creció

En este sentido Volkswagen fue la compañía que más aumentó su presupuesto para ejercer presión, ya que pasó de ocupar el puesto 35 en 2012, al séptimo lugar este año; mientras que Google, por ejemplo, también pasó del 40º puesto del 2012 al sexto lugar en 2016.

Mientras tanto, cinco empresas han declarado un menor gasto en grupos de presión de la UE a partir del 2016 que en 2012. Aquí se encuentra Ericsson, que en 2012 fue el primero en la clasificación y ha caído a la posición 46 en el ranking de LobbyFacts.

Por otro lado, hay 27 nuevos componentes del top-50, que no figuraban en la lista de 2012, ya sea porque su gasto fue menor o porque no fueron registrados (el registro del vestíbulo de la UE sigue siendo voluntario). Aquí se encuentra, por ejemplo, Huawei Technologies o el Deutsche Bank, que ahora declaran un gasto anual para ‘lobbys’ de tres y cuatro millones respectivamente.

Exxon, Shell y Microsoft, en el podio

Dos grandes petroleras y una informática son las tres compañías que más invierten en ejercer presión en la Unión Europea. En 2012, la sueca Ericsson destinó cerca de nueve millones de euros a esta partida; en este caso ExxonMobil Petroleum & Chemical, la primera en el ránking en lo que va de año, no llega ni a la mitad de esa cantidad, pero lo cierto es que la media crece.

En el caso del sector financiero, gran parte de sus esfuerzos de lobby se dirigen a crear términos como “demasiado grandes para caer” (too big to fail) para disuadir a las autoridades europeas y que no lleven a cabo planes de rescate en caso de tormenta financiera. Así, en la lista publicada por Lobbyfacts, destaca la entrada del sector financiero-bancario: hasta ocho bancos entran en el top 50 de multinacionales más influyentes, entre ellas Credit Suisse, HSBC, Merryl Linch o BlackRock.

Sin embargo, las multinacionales energéticas son las que copan más puestos de la lista de influencias. Y es que a Exxon y Shell le acompañan otras petroleras como BP, o eléctricas como E.ON o Enel. Entre sus labores, están los de limitar los posibles efectos perjudiciales de posibles medidas para paliar el cambio climático.

Por último, destaca el número de empresas de tecnologías y comunicaciones, con la entrada de la china Huawei en este top ten, donde la fiscalidad ocupa gran parte de estas tareas de presión.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies

x
¡Síguenos en Facebook!