Play off de ascenso

El Valladolid, nuevo equipo de Primera, tras empatar contra el Numancia (1-1)

Valladolid
Mata y Dani Calvo pelean por un balón durante el Valladolid - Numancia. (Getty)

El Valladolid venció por 0-3 en la ida, por lo que gana la final del play off de ascenso a Primera

El Real Valladolid ha culminado su ascenso a Primera, a pesar de empatar en casa por 1-1 contra el Numancia y haciendo valer de esta manera la renta del 0-3 conseguido durante el partido de ida, que se disputó en el Estadio de Los Pajaritos.

Así, el equipo vallisoletano retornará cuatro años después a la Primera División del fútbol español. Y lo hará al haberse mostrado muy efectivo en las labores ofensivas a domicilio y también bastante sólido en el estadio José Zorrilla durante este definitivo play-off.

Tras eliminar al Real Sporting de Gijón (victorias por 3-1 como local y 1-2 como visitante), su última víctima fue un Numancia noqueado en la ida de esta finalísima por el ascenso al encajar ese 0-3 con goles de Kiko Olivas, Pablo Hervías y Óscar Plano. Esos tres hombres han sido importantes a la hora de ayudar al delantero Jaime Mata, artífice de este éxito a tenor de sus 35 goles totales en este curso.

Precisamente fue Mata quien enjuagó la fiesta del Valladolid, marcando el gol de la igualada en el tiempo añadido de la segunda parte; el atacante nacido en Madrid evitó con ello una derrota por 0-1 delante de su público, algo que por otro lado habría sido inerte, y neutralizando el tanto de Manu del Moral en el minuto 87.

El delantero visitante abrió el marcador con un derechazo dentro del área rival, tras un barullo provocado por un mal despeje de cabeza de la defensa pucelana. Esa diana apenas inquietó al Valladolid, y eso que el propio Del Moral ya había avisado un cuarto de hora con otra ocasión; su remate de cabeza a la salida de un córner, que se marchó por encima de la portería ocupada por Jordi Masip, fue el preludio del indolente 0-1.

Mata estableció el empate final, casi con el tiempo cumplido, gracias a una buena jugada individual; regateó a su defensor y conectó un zapatazo con el pie derecho que se coló con fuerza cerca de la escuadra en el arco defendido por Aitor Fernández. Fue su gol número 35, el más feliz para un estadio José Zorrilla que después festejó el ascenso a lo grande con gritos de "¡Pucela es de Primera!".

Últimas noticias