Rusia se adelanta en la eliminatoria (1-0)

Rublev tumba a Bautista en una batalla épica y obliga a España a remontar

Andrey Rublev consiguió el primer punto para el equipo ruso de Copa Davis tras derrotar a Roberto Bautista en un choque en el que el número dos de España rozó la perfección durante el primer set, pero acabó cortocircuitando hasta ceder en el tie break del tercero.

Bautista
España vs Canadá: Partido de hoy Roberto Bautista - Auger de la final de la Copa Davis 2019

España no pudo empezar con buen pie su andadura en la Copa Davis. Roberto Bautista cedió ante Andrey Rublev (3-6, 6-3, 7-6 (0)) en un encuentro dramático y en el que la versión sobresaliente mostrada por el español en el primer set no pudo alcanzar las cotas de regularidad necesarias para frenar el vendaval de tenis mostrado por Rublev sobre el tapete. Rober perdió a su servicio como aliado en el tercer set, y después de perdonarle la vida a su rival, acabó cediendo el primer punto de la eliminatoria, obligando a España, con Nadal a la cabeza, a remontar en la noche del martes ante Rusia.

Si algo le faltaba a Bautista en su contrastada carrera era una actuación con España de las que ponen en pie al espectador, pero la nueva Copa Davis le había brindado una oportunidad inmejorable de demostrar que, en el ámbito de las selecciones también es capaz de sacar su mejor tenis. El ambiente era de presión máxima para los locales, como se demostró con una presentación con espectacular respuesta del público. Rober no podía fallar.

El inicio de partido dejó constancia de la igualdad entre ambos contendientes. Uno de ellos, veterano, con el público a favor y en su mejor temporada como profesional, el otro, sin miedo a nada y respaldado por una derecha espléndida que ya sabía lo que era ganar su primer partido en la Davis. Los intercambios resultaban frenéticos y los saques no amagaron con abandonar a su propietario hasta que Rober, valiente en el ataque y sobre todo paciente hasta la extenuación de su rival en los intercambios, desquiciaba a Rublev para abrir una grieta que iba a ser suficiente para hacerse con la primera manga.

El partido era de primerísimo nivel y Bautista, casi en cada punto, hacía vibrar a la afición y el banquillo español, que alucinaba con el acierto de su compañero. España es la única nación participante que cuenta con dos top 10 en su alineación y Roberto estaba demostrando el porqué del favoritismo adherido al anfitrión, pero Rublev no había dicho su última palabra.

El ruso atacó y atacó sin cesar, recibiendo una mínima recompensa en forma de doble pelota de break con 3-2 favorable, pero entonces Bautista aclamado con acierto como "torero" desde la grada, comenzó a borrar las líneas de la pista central de la Caja Mágica hasta igualar la contienda, provocando el júbilo en las gradas. No era para menos, el espectáculo era digno de mención por parte de ambos, pero Roberto no cedía la delantera.

Lo emocionante del encuentro para los españoles no debía esconder la realidad, y es que Rublev también estaba jugando a altísimo nivel, sobre todo al resto. Pegando mucho y fallando poco, el moscovita sumó oportunidades de break hasta que en el tercer juego en el alambre de Rober, una derecha cruzada imparable del ruso acababa con la imbatibilidad del castellonense al servicio. La inercia permitía a Andrey conservar su servicio en el siguiente juego y así, mandar el partido al tercer y definitivo set.

La energía depositada por ambos en el primer set, unida a un cúmulo de aciertos irreal, acabó tornándose en una vorágine de errores de la que comenzó sacando partido Bautista, que se adelantó por 2-0 con Rublev aparentemente fuera del partido. El español debía continuar, pero la falta de fuerzas traicionó sus envíos, y en sus dos siguientes juegos de servicio, la balanza se decantó del lado de Rusia.

Bautista perdona, Rublev explota

Por suerte, Andrey no conseguía controlar la regularidad con su saque y la paridad llevaba el 3-3 al marcador. Fue entonces cuando la cuota de sufrimiento del respetable alcanzó cotas insospechadas. El 0-30 en contra obligaba a comenzar con las cuentas en caso de derrota de Bautista, pero el número 9 del ranking ATP sacó fuerzas de flaqueza para levantar la enésima situación adversa del partido y no dejar el liderato del set a la espera de optar a un break definitivo.

Tuvo la oportunidad y la desperdició, algo que a continuación iba a hacer también Rublev. El encuentro era un thriller digno de película candidata al Oscar, y se iba a resolver, ya de forma irremediable, por escasísimos detalles. Con 5-5 en el luminoso y el tie break definitorio en el horizonte, el estado de la batalla dejaba a un Rublev aparentemente más fresco, con Bautista tirando de experiencia y apoyado por el calor del público.

Los partidos de tenis no pueden tener dos ganadores y en la muerte súbita, tan merecida como inevitable, los misiles de Rublev acabaron con la resistencia en la trinchera de Bautista, quien no pudo hacer un solo punto. Con honores, el español se despedía de la central con tristeza, pero también con la certeza de haberlo dado todo por el equipo. A España le toca remontar.

Lo último en Deportes

Últimas noticias