Exhibición del español (7-6, 6-4, 6-1) para entrar en semifinales

Nadal acuesta a Sinner en el ‘after’ de Roland Garros

Rafael Nadal se clasificó para las semifinales de Roland Garros. El tenista español se deshizo de un meritorio Jannik Sinner en tres sets (7-6, 6-4, 6-1) en un encuentro disputado de madrugada en París y en el que Rafa desplegó un tenis espectacular

Nadal Sinner
Nadal, en el partido ante Sinner. (AFP)

Un partido para la historia, y mismo ganador de siempre, el mejor tenista de la historia del torneo. Roland Garros desafió a la lógica al colocar un encuentro en horario de discoteca y Rafael Nadal, uno de los elegidos para este evento, se encargó de guiar el espectáculo para impedir que el after quedara exclusivamente recordado por sus horas intempestivas. El manacorense se encontró a su primer rival de peso en el cuadro, el jovencísimo y talentosérrimo Jannik Sinner, y con una mezcla perfecta de experiencia, templanza y talento se impuso en tres sets (7-6, 6-4, 6-1) para llegar a las semifinales en París.

Sinner, rival en cuartos de Rafa, jugó uno de los mejores encuentros de su carrera, con una carta de presentación al gran público prácticamente inmejorable. Sin embargo, para ganar a Nadal en la central de Roland Garros se necesita mucho más. No importa que sea de madrugada, con frío o con luz artificial. El joven Jannik puede marcharse más que satisfecho a pesar de no llevarse la victoria. Al fin y al cabo, sólo dos personas en cien intentos lograron hacerse con ella ante Rafa.

La fórmula de Nadal residió en primer lugar en el aguante, clave para sobrevivir a los palos de Sinner. De derecha o revés, el jovencísimo italiano se encuentra a la altura de los grandes pegadores del circuito, con un control de la situación y capacidad para variar golpes que le aseguran un puesto entre los mejores en no mucho tiempo. Sin embargo, Rafa supo igualar fuerzas y reaccionar cuando Sinner se adelantó e incluso sirvió por el primer set. Ahí se notaron las jóvenes costuras del transalpino y surgió el mejor nivel del español, que recuperó el servicio en el momento justo y continuó con la inercia hasta apuntarse el primer set. 

La frialdad de Jannik le permitía seguir compitiendo, aún más suelto, y con grandes posibilidades de igualar con el segundo set, una vez roto por segunda ocasión el saque de Nadal. El partido era entonces un espectáculo de primerísimo nivel, merced al desparpajo del joven y la derecha, de nivel histórico, del doce veces campeón en París. El rey, cómodo contra las cuerdas, se las quitaba del cuello una vez más para quebrar de inmediato y esperar al momento justo para sacar el as y seguir sumando en su tarjeta. El segundo parcial, con 6-4, también era de Rafa. 

Dentro de los aspectos a destacar en el juego de Rafa, resulta imprescindible mencionar su derecha, el auténtico termómetro de su juego y que en este Roland Garros, y concretamente ante Sinner, alcanzó un punto muy cercano a su cénit. Combinando ángulos cruzados y la mortífera paralela, Nadal tiene su mejor arma afilada para luchar por el título y esa es probablemente la mejor noticia de su partido de cuartos.

El campeón, rumbo a semifinales

Como podía parecer lógico, Sinner se enfrió con la segunda estocada de Nadal y en el tercer set, las tornas iban a cambiar de inicio. También un break inicial, pero en este caso del lado del número dos del cuadro, que vendría acompañado de un segundo, también del lado de un Rafa que bailaba sobre el tapete como si fuera el de una discoteca y es que, realmente, él era y es el protagonista de la fiesta. Concretamente desde 2005, cuando Sinner sólo contaba con cuatro años y Rafa con 19, la misma edad que tiene actualmente Jannik, a quien le espera la gloria en el tenis pero por el momento deberá aguardar, al menos en Roland Garros, a una abdicación del Rey Nadal que aún parece muy lejana. 

Lo último en Deportes

Últimas noticias