Champions League: Sevilla 1 - Stade Rennes 0

‘Musho’ Sevilla, pero sólo un gol

Un solitario gol de Luuk de Jong da la victoria al Sevilla ante el Stade Rennes en un gran partido en el que la falta de eficacia

sevilla
El Sevilla sumó tres puntos ante el Rennes.

Primera victoria del Sevilla en esta Champions League. Un solitario gol de Luuk de Jong dio les dio los tres puntos contra el Stade Rennes (1-0), que sin Camavinga se presentó en el Sánchez Pizjuán como el que va a un spa, y se llevaron un auténtico baño. El resultado no reflejó lo que se vio en el partido, un acoso constante sobre la portería de Gomis, que fue el mejor del encuentro ante la preocupante falta de gol de los hispalenses.

Volvía la máxima competición europea al Sánchez Pizjuán y lo hacía con un ambiente desangelado. Pero la falta de público en las gradas no impidió que el Sevilla se hiciese fuerte desde el comienzo. Con las ideas muy claras, el conjunto español salió buscando la victoria, pero la continua sucesión de ocasiones terminaba siempre con el balón fuera de la red.

Lopetegui se desesperaba desde la banda después de un inicio frenético, en el que Munir mandó un balón al larguero, después de que Ocampos y Navas hubieran fallado ya las suyas. No era para menos. El gol no llegaba y no por falta de ocasiones claras. Algo que se está convirtiendo en algo habitual en este Sevilla.

A los errores se sumó un gigante Gomis, que sacaba todo lo que se aproximaba a su portería. El meta fue el mejor de la primera parte y, a la postre, del partido, salvando a los suyos de lo que podría haber sido una goleada similar al 0-13 del Ajax. Diego Carlos, De Jong, Koundé en dos ocasiones, de nuevo Munir, otra vez Ocampos… pero no había manera.

El Rennes no era capaz de pasar del centro del campo. El equipo revelación de la pasada temporada en el fútbol francés sucumbía a la presión sevillista y se veía asediado. Pero ahí seguían, metidos de lleno en el partido gracias a la inexistente eficacia sevillista y manteniendo un valioso empate al descanso.

No cambió nada en la segunda mitad. Tampoco la puntería. Acuña no paraba de percutir desde la izquierda, pero Munir, De Jong y Ocampos, el tridente ofensivo del Sevilla, seguía negado. Hasta que el holandés acertó. De primeras enganchó cerca del punto de penalti un centro potente a media altura ante el que nada pudo hacer Gomis.

Con el gol, buscaron sentenciar los de Lopetegui y lo único que consiguieron fue desquiciar más a su técnico, que no podía contenerse en el banquillo. Hasta 23 remates, a cada cual más claro, tuvieron los sevillistas y, aún así, se les pudo escapar la victoria. Sólo una tuvieron los galos, de falta, y gracias a Bono, inédito hasta el momento, no la metieron.

Más allá de los evidentes problemas con el gol a corregir de los sevillistas, la victoria les deja igualados con el Chelsea a cuatro puntos en la cabeza del grupo E, sacando tres a Rennes y Krasnodar. La próxima semana, el Sevilla volverá a poner a prueba su puntería en Champions ante los rusos.

Lo último en Deportes

Últimas noticias