Borussia Dortmund 0-1 Bayern de Munich

Kimmich sentencia al Dortmund y le da media Bundesliga al Bayern

El Bayern de Munich se impuso al Borussia Dortmund en el Clásico alemán (0-1) y se hace con más de media Bundesliga. Joshua Kimmich, con un golazo, decantó la balanza para los bávaros

Bayern Dortmund
Los jugadores del Bayern celebran el gol de Kimmich. (Getty)

Los verdaderos campeones son los que consiguen la mayor eficacia en el día D. Por este motivo, el Bayern de Munich será, salvo sorpresa mayúscula, campeón de la Bundesliga, y el Borussia de Dortmund se quedará con las ganas. Perjudicado por múltiples factores –un posible penalti, falta de puntería, ausencia de Sancho en la mejor forma…– el conjunto amarillo no pudo con un Bayern superior y que contó con la actuación estelar de Joshua Kimmich, quien con un golazo puso la guinda a la victoria más importante (0-1) del futuro campeón de Alemania.

Sin más modificaciones que la obligada en el Bayern por la lesión de Thiago Alcántara, Flick y Favre alinearon de inicio a sus hombres de confianza tras el parón en lo que, con total seguridad, iba a convertirse en la gran fiesta del fútbol de lo que llevamos de reanudación. Los dos mejores equipos de Alemania luchando codo con codo por el título y la entidad de Munich, de visita en un desangelado –por obligación– Signal Iduna Park, con la posibilidad de encarrilar de forma casi definitiva la Bundesliga en caso de victoria.

Los cuatro puntos de ventaja del Bayern le daban un pequeño colchón, aunque insuficiente ante un Dortmund que ha regresado como un tiro y cuenta con jugadores de ataque para poner en jaque a cualquier equipo. Entre los titulares, eso sí, no se encuentra su gran estrella, un Jadon Sancho que esperaría a la segunda parte como ya hizo en choques anteriores, pero sí los Achraf, Brandt o Haaland, quien avisaba a los 30 segundos con su primera oportunidad, sacada bajo palos por un oportuno Boateng.

El tanteo entre los dos referentes de la Bundesliga existía, pero a la particular manera que habitúa la Bundesliga. El control vertical del Dortmund generaba ocasiones, y el Bayern, mucho más enfocado a la contra, también ponderaba en el área rival merced a la velocidad de Davies y los regates de Coman. Burki y Neuer permanecían inéditos y expectantes a la espera de una mejora en la puntería de los atacantes.

Kimmich pone la magia

El toma y daca fue constante, pero la falta de acierto obligaba a que fuese una genialidad la que rompiera el cero en el marcador. La logró un hombre de referencia, pero no demasiado dado al acierto de cara a portería. Polivalente, técnico, eficiente… Joshua Kimmich lo tiene casi todo para ser considerado como uno de los mejores centrocampistas del mundo, pero su vaselina en el 42′ le elevó a una nueva dimensión, la de mago desequilibrante y goleador, a cuya aparición agradecía el Bayern la ventaja al descanso.

Merecedor o no de la derrota parcial al descanso, el Dortmund debía obligarse a remontar si no quería decir adiós a la Bundesliga. Para ello necesitaba la aparición de Sancho, que entró al descanso por Brandt, pero también la mejoría de un Haaland muy desacertado en los primeros 45 minutos. La realidad en el campo, por desgracia para Favre, era otra. El Bayern salía mucho más decidido y conectado, y sólo la suerte y un paradón académico de Burki evitaban el 0-2. El Borussia había salvado el primer match ball, pero no sabía ni cómo.

Haaland se lesiona, el Dortmund no responde

La oportunidad de empatar fue clarísima, y con un más que probable injusto desenlace. Una acción aislada de Achraf por banda derecha acabó con un balón en el área que le cayó a Haaland en la zurda, con todo lo que ello supone. El noruego engatilló y el balón golpeó en el brazo de Boateng, de forma intencionada y desde el suelo, aunque de espaldas. El VAR no sólo no señaló penalti, sino que por la rapidez de la reanudación del juego ni siquiera se pensó la infracción.

Los minutos pasaban en contra del Dortmund, y el colmo de la mala suerte llegaba al Dortmund en forma de lesión de Haaland, que tenía que retirarse sin un sustituto en plantilla. Tomó la alternativa Sancho, aunque en una versión descafeinada para su categoría, y ni Achraf, ni los recién entrados Reyna y Gotze pudieron aportar la gota de calidad para el empate.

Los minutos finales combinaron desacierto y pasión, sin que esta fórmula le sirviera a ninguno de los dos equipos para ampliar o estrenar la contienda. Dahoud se encontró con Neuer en la más clara para el 1-1 y Lewandowski, casi a continuación, tampoco encontró la red –y sí el palo– en su búsqueda de una sentencia innecesaria, pues el gol de Kimmich fue suficiente para que el Bayern se lleve media Bundesliga para casa a falta de seis partidos para hacerse, definitivamente, con el trofeo un año más en Alemania.

Lo último en Deportes

Últimas noticias