El empate (3-3) les sirve para sumar su decimocuarto título

Inter Movistar se proclama campeón de Liga ante un heroico Valdepeñas en la despedida de Ricardinho y Ortiz

Inter Movistar se proclamó campeón de la Liga Nacional de Fútbol Sala en una final frenética en la que el empate (3-3) ante un heroico Viña Albali Valdepeñas fue suficiente para reconquistar el entorchado perdido la pasada campaña. El equipo de Tino Pérez superó las bajas de Gadeia y Ricardinho para hacerse con el título.

Inter Movistar
Los jugadores de Inter celebran un gol en la final. (EFE)

La Liga Nacional de Fútbol Sala es de Movistar Inter. El conjunto madrileño superó a sus fantasmas y a las bajas de sus dos jugadores más determinantes, Gadeia y Ricardinho, para completar con éxito el Playoff Express y hacer buena la ventaja en caso de empate, para superar a Viña Albali Valdepeñas en el encuentro por el título, que acabó en un empate (3-3) suficiente para los de Tino Pérez.

Después de dos partidos sobrios, Inter llegaba a la final con la vitola de favorito que le otorga su condición de cabeza de serie principal y su consiguiente conversión en victoria de un empate, pero debía estar alerta ante un Valdepeñas que ya les apartó de la lucha por la Copa y volvía a mostrarse como potencial villano en un formato a partido único, provocado por la emergencia del coronavirus.

Las bajas, ya conocidas, de Gadeia y Ricardinho dejaban paso a la versión más coral de Inter, con Pito y Humberto como elementos diferenciales y las mejores versiones de Borja, Jesús Herrero o Pola en pista. También estaba Ortiz, que se marchará al igual que muchos de sus compañeros, pero permanecía hasta el último día empeñado en levantar su última liga para Inter.

La primera parte derrochó igualdad, tanteo, y dosis medidas de calidad. Chino anotaba de penalti para Valdepeñas, neutralizando el inicial de Pito, pero en los últimos minutos de la primera mitad iba a anotar Borja, con Pito de nuevo marcando un 3-1 que ponía muy complicada la final para Valdepeñas en la media parte.

Los de David Ramos no le perdieron la cabeza al partido, sabedores de que Inter daría un bajón físico. Valdepeñas esperó su momento y logró recortar distancias con un disparo de falta potentísimo de Cainan que se coló por debajo de las piernas de Jesús Herrero. Había esperanza y los castellano-manchegos se lanzaron con todo a por el sueño de la Liga. Dani Santos saltaba al parqué con la camiseta de portero jugador. 

Ortiz se despide con la Copa

Las ocasiones se sucedieron y fue el madrileño el que anotó un empate que daba resquicio a una última jugada, toda vez que Inter cantaría victoria en caso de empate. La tuvo Catela en unos últimos segundos de infarto, pero la resistencia de Movistar Inter culminó con éxito el partido y un título sufrido hasta la extenuación y que supone la despedida soñada para Ortiz y maquilla los episodios polémicos entre la directiva y un Ricardinho que sí celebró junto a sus compañeros después de una Fase Final a su bola y defenestrado por motivos que se intuyen pero se desconocen de forma pública. La foto del luso por un lado, por otro la de Ortiz, levantando la Copa, que representan dos maneras diametralmente opuestas de despedirse de Inter, pero ambas coincidentes en el abrazo final y la sonrisa del campeón.

Lo último en Deportes

Últimas noticias