Champions League: Lyon 0 - Barcelona 0

El Barça no atina en Lyon

barça
Luis Suárez suma 15 partidos fuera de casa sin marcar en la Champions.

El Barça hizo más de 20 disparos en su visita a Lyon, pero Ter Stegen salvó a los culés con dos paradas impresionantes en los 10 primeros minutos. El resultado es peligroso para unos culés que no pueden encajar goles en el Camp Nou.

Barça y Lyon empataron a cero en la ida de octavos de final de Champions en un encuentro con múltiples ocasiones para ambos bandos en la primera mitad y que en la segunda terminó con los culés perdonando a los franceses de marcharse con un resultado imposible al Camp Nou tras 25 disparos.

Los galos, tras aguantar los envites de Messi y Suárez, sacaron un resultado de doble filo, ya que demostraron que poseen gol arriba, aunque tampoco pudieron materializar sus ocasiones gracias a dos soberanas intervenciones de Ter Stegen en los 10 primeros minutos. El Barça deberá mejorar su puntería frente a un equipo que posee potencial, pero que carece de experiencias en citas de altas miras.

El partido fue de más a menos. Tuvo ritmo y ocasiones desde el inicio. Era un duelo a tumba abierta con un Lyon jugando a la imprudencia y un Barça impresionado por las facilidades para jugar al contragolpe. Ni un minuto tardó Dembélé en pisar el área y soltar un latigazo que se marchó desviado.

Los culés presionaban muy alto aprovechando que Aouar y NDombele no entrañaban precisamente un seguro de vida en la salida de balón. Los locales, en cuanto conseguían hilvanar algo, alcanzaban cotas de máximo peligro. Ter Stegen, sin embargo, no había venido de convidado de piedra y realizó dos grandísima intervenciones a lanzamiento del mencionado Aouar y Terrier antes de los 10 minutos de juego. Especialmente decisiva fue la segunda, ya que la repelió a mano cambiada y se ayudó del larguero para evitar que los franceses perforasen su marco.

El Barça también tuvo las suyas, pero no atinaba a disparar a la portería de Lopes. Messi fallaba lo que nunca marra, mientras que Rakitic tampoco atinaba a encontrar la portería. El único que hizo sudar al guardameta portugués fue un Dembélé que tiró al muñeco en el ecuador de la primera parte en un mano a mano.

El duelo siguió disputándose sobre la cuerda floja para ambos. Mucho mambo, pero cero acierto de cara a la portería entre dos equipos que iban a por el gol sin miedo ni complejos. El Lyon tuvo al borde del descanso una tremenda ocasión con Terrier mandándola por arriba, al tiempo que un disparo de Busquets con el tiempo cumplido hizo a los culés irse con un buen sabor de boca conscientes de que rondaban el gol.

El Barça apuesta por el control

El descanso sirvió a Ernesto Valverde para decirle a sus pupilos que bajasen revoluciones y que evitasen las posesiones en transición de un Lyon que poco a poco se fue secando. Los galos cedieron terreno y demostraron que defendiendo no son tan cojos como se presuponía, aunque en evidente colaboración con unos culés que no atinaron para disparar a la portería de Lopes.

A los locales, totalmente encerrados en su campo, sólo les quedaban las contras con Depay y Dembelé como islotes al tiempo que el Barça atacaba incisivamente con Messi, pero Luis Suárez veía la portería rival enana y prolongaba su racha sin marcar un gol fuera de casa en Champions a 15 partidos.

Valverde movió el banquillo en busca de soluciones con Coutinho y Vidal siendo totalmente incapaces de cambiar el semblante azulgrana. Mucho ruido, pero pocas nueces cerca de la portería de un Lopes que incluso se permitía adornarse en sus pocas intervenciones, especialmente en un disparo desde la frontal de Coutinho.

Los locales, viendo de lo que se habían librado, dieron por bueno el empate a 15 minutos del final, mientras el Barcelona seguía disparando sandias en lugar de tiros precisos. Los culés rascaron buenas sensaciones, pero se llevan a casa un resultado peligroso habida cuenta de que el Lyon tiene pegada y goles. Messi y los suyos tendrán que atinar en el Camp Nou para entrar en cuartos.

Últimas noticias