Nazis

Síndrome K: la enfermedad falsa que asustó a los nazis

Una enfermedad falsa pudo salvar a decenas de judíos romanos de las persecuciones nazi y de los campos de exterminio. Se llamó "enfermedad K" ( K como el mariscal de campo Albert Kesselring ).

Los peores experimentos nazis con humanos

Adolf Hitler: 5 curiosidades que sobre Hitler que te sorprenderán

5 misterios de la Segunda Guerra Mundial sin resolver

Cuál fue el primer campo de concentración nazi

Síndrome K
La historia de una enfermedad falsa que salvó a varios judíos de los nazis

En octubre de 1943, en los días más dramáticos de la ocupación nazi en Italia, una enfermedad desconocida y contagiosa empezó a circular en el centro de Roma: el síndrome K , que enseguida resultó ser una pesadilla para los alemanes, pero que supuso la salvación para decenas de ciudadanos judíos de la capital. Conozcamos más esta enfermedad ficticia y de qué modo asustó a los nazis.

Síndrome K: la enfermedad falsa que asustó a los nazis

La historia de cómo una falsa enfermedad logró apalancar la hipocondría de los soldados de la Gestapo fue contada por Adriano Ossicini, político italiano, antifascista y miembro de la Resistencia, y confirmada en 2004 por el médico judío Vittorio Sacerdoti en una entrevista con el BBC , con motivo del 60 aniversario de la Liberación de Roma del ejército alemán (4-5 de junio de 1944).

En la madrugada del sábado 16 de octubre de 1943 (el día de descanso de los judíos), las tropas alemanas asaltaron el gueto de Roma para una redada selectiva de miembros de la comunidad judía romana, posible gracias a la lista de sus nombres proporcionada por el Ministerio del Interior del gobierno de Mussolini. 1.024 personas (incluidos 200 niños) fueron secuestradas y luego deportadas al campo de exterminio de Auschwitz . Solo 16 sobrevivieron para contar esos hechos, y entre ellos ningún niño. En esas dramáticas horas, muchas familias buscaron refugio en el cercano Hospital Fatebenefratelli, en la Isla Tiberina.

Vittorio Sacerdoti era un joven médico de 28 años cuando, con la ayuda del médico jefe, Giovanni Borromeo, y algunos combatientes antifascistas, ideó un plan para esconder a tantos judíos como fuera posible antes de que fueran detenidos por la Gestapo.

Prohibido entrar

Los médicos comenzaron a admitir a los fugitivos en el hospital, diagnosticando a los recién hospitalizados con una peligrosa (¡ pero inexistente! ) enfermedad, el síndrome K : K para «Kesserling», el general nazi encargado de mantener el control de la Italia ocupada y defenderla de las tropas de los aliados que avanzaban desde el sur, y K también fue la inicial de Herbert Kappler, el teniente coronel de las SS a cargo de la Gestapo en Roma que dirigió la redada. Pero para los alemanes, el síndrome K evocaba la enfermedad de Koch , o tuberculosis : los militares estaban aterrorizados.

Los médicos ordenaron no ingresar a las salas donde estaban hospitalizados los pacientes «contagiosos». «El día que los nazis llegaron al hospital», cuenta Sacerdoti, «alguien vino a nuestra oficina y dijo:» Hay que toser, toser constantemente porque esto los asusta, no quieren contraer una enfermedad peligrosa y ganaron » ya que los nazis pensaron que era cáncer o tuberculosis, y huyeron «.

El lugar de hospitalización

No sabemos cuántos «pacientes» se salvaron de una muerte segura gracias al coraje y la astucia de los médicos: los testimonios hablan de al menos 45 personas, pero podrían haber sido decenas más. Posteriormente, el hospital romano, que tenía una larga tradición de proteger a los perseguidos a sus espaldas, dispuso en su sótano de una radio para las comunicaciones con el Mando Aliado de Brindisi. Cuando se supo que los nazis vendrían a buscarla porque sabían de las transmisiones, la radio fue arrojada al Tíber.

Lo último en Curiosidades

Últimas noticias