Atmósfera

¿Cuál es la composición del aire?

composicion-aire
¿Cómo es el aire?

Aunque parezca extraño, el aire está compuesto por muchos gases, aunque principalmente es nitrógeno y oxígeno. Se trata de una combinación de estos gases que no tiene ni color, ni olor, ni sabor, y componen una de las partes fundamentales de la vida para los seres vivos.

Debemos ser conscientes de que una buena calidad de aire afectará enormemente a nuestra calidad de vida, por eso, cada vez más, los lugares apartados de las grandes urbes son necesarios para seguir respirando un aire puro y limpio.

¿De qué se compone el aire?

El aire que respiramos se compone, principalmente, de nitrógeno y oxígeno. Pero, junto a estos, en el aire que respiramos podemos encontrar otra serie de gases noble como el argón, criptón o helio, que acaban por dar forma a esta composición, que se completa con agua y dióxido de carbono.

Todos estos gases son de vital importancia para la vida humana sin ellos no podríamos sobrevivir, por lo que debemos luchar por mantener nuestro aire cada vez más puro y limpio.

Gracias al aire y su composición realizamos funciones tan vitales como: respirar, la fotosíntesis para las plantas o conocemos el fuego, el viento y las nubes.

El aire, por tanto, es uno de los elementos más importantes para la vida e integra el grupo de los cuatro elementos del mundo junto con la tierra, el fuego y el agua.

Gases en el aire

La contaminación atmosférica es cada vez mayor en el planeta por eso debemos cuidar en todo lo que podamos el aire de la Tierra. Debido a esta contaminación atmosférica, cada vez más, el aire que solemos respirar contienen una serie de contaminantes que ponen en riesgo la salud de los seres vivos.

Entre otros contaminantes, en el aire encontramos:

Plomo: el origen del plomo en el aire está muy discutido ya que puede provenir de las pilas y baterías, hasta de residuos industriales o el propio humo del tabaco.

Arsénico: esta sustancia tóxica suele estar relacionada con la propia liberación del ser humano o de la corteza terrestre.

Metano: las principales fuentes de emisión del metano son los combustibles fósiles y las explotaciones agropecuarias. Este gas tiene efecto invernadero que daña enormemente la calidad del aire que respiramos.

Monóxido de carbono: muy perjudicial para la salud, lo encontramos en el humo de la combustión de los automóviles, en las cocinas de gas o en los aparatos de calefacción.

Lo último en Curiosidades

Últimas noticias