Insectos

Oruga Procesionaria: características y hábitat

La oruga procesionaria es uno de los insectos más peligros que hay en la península, siendo un peligro para la propia naturaleza y para las personas.

Orugas: Lo que no sabes de estos insectos

Tipos de orugas

¿Qué hacer si tu perro entra en contacto con una oruga procesionaria?

Expertos alertan de la plaga que amenaza a los perros esta primavera

Oruga Procesionaria
Así es la temida oruga procesionaria
Blanca Espada
  • Blanca Espada
  • Redactora de contenidos en OkDiario. Escribiendo para blogs y empresas de contenidos digitales desde 2007.

Cada año con la llegada de la primavera salta la alarma en torno a la oruga procesionaria. Sí, porque «más vale prevenir que curar «, de modo que para comprender completamente los riesgos de un encuentro cercano con este insecto y poder protegernos, no hace falta decir que primero debemos conocerlo. Descubramos ahora todo sobre la oruga procesionaria, cuáles son sus características y su hábitat.

Oruga Procesionaria: características 

La procesionaria es un insecto que pertenece al orden de los lepidópteros , o mariposas comunes . Hay varias especies, pero en España las más comunes son la procesionaria del pino y la procesionaria del roble . El ciclo de vida de una mariposa pasa por diferentes estados: del huevo puesto se desarrolla una oruga (la larva) que, después de algunas fases de muda, se convierte a su vez en crisálida; la última etapa es la metamorfosis en mariposa, el insecto adulto.

Pudiendo vivir en cualquier lugar, dado que esencialmente necesita de lo árboles, es más común que su hábitat principal sean las zonas boscosas.

Entremos en detalles de las especies más comunes en nuestra península:

Procesionaria del pino

Cada hembra pone sus huevos en una manga construida alrededor de agujas de pino. Las orugas están presentes desde el otoño hasta la primavera siguiente y durante este período se agregan y forman nidos cada vez más compactos. A principios de invierno se pueden ver fácilmente los grandes nidos blanquecinos que brotan entre las ramas de los árboles.

En primavera, las orugas abandonan la planta huésped para enterrarse y completar la metamorfosis. Como diligentes escolares llevan a cabo este cambio formando largas y características filas indias.

Procesionaria del roble

Los huevos de esta especie son depositados en placas miméticas sobre la corteza de las ramas más jóvenes de los robles. Las orugas nacen en primavera cuando se sueltan las hojas nuevas, que se convierten en un goloso bocadillo en un abrir y cerrar de ojos.

También en este caso las larvas se mueven en filas, pero en parejas, creando así imponentes columnas. Se forman sobre los troncos y cerca de las ramas principales de los nidos en forma de saco que pueden superar el metro de largo. Dentro de estas construcciones las orugas completan la transformación.

El peligro de la oruga procesionaria

El daño que estos insectos causan a las plantas hospedantes puede ser considerable . Las infestaciones repetidas afectan negativamente el crecimiento del árbol y lo debilitan.

Además , las orugas de estas dos especies están recubiertas de diminutos pelos punzantes en forma de arpón que pueden soltarse fácilmente en el aire y ser transportados por el viento. Por lo tanto, algunas precauciones son importantes : si se identifican plantas infestadas, es esencial no quedarse debajo y no intentar destruir los nidos con medios improvisados, provocando así la propagación de pelos en el medio ambiente; evita entrar en contacto con las orugas, las irritaciones causadas también pueden ser muy intensas; Lava cuidadosamente las frutas y verduras cultivadas en áreas adyacentes a los árboles invadidos por la polilla procesionaria.

Si bien puede ser relativamente fácil para nosotros evitar el contacto directo con las larvas, lo es mucho menos para los animales. Un perro que explora el entorno olfateando el suelo puede encontrarse con un encuentro desagradable de estas orugas . La salivación intensa y la hinchazón progresiva de la lengua son algunos de los primeros síntomas que manifiesta nuestro amigo de cuatro patas.

Una aclaración importante : los cambios climáticos influyen en la propagación de este insecto . Los inviernos suaves y los largos períodos de sequía han reducido la mortalidad de la procesionaria y han provocado una eclosión decididamente temprana de los nidos. En toda España ha habido varios avistamientos ya en enero, cuando el tiempo debería ser muy poco primaveral. Uno de los tantos ejemplos que nos permite experimentar de primera mano los efectos del calentamiento global.

Lo último en Curiosidades

Últimas noticias