Galileo Galilei, biografía del astrónomo que desarrolló el telescopio

Galileo Galilei
Galileo Galilei

Galileo Galilei nació en Pisa, perteneciente al Gran Ducado de Toscana, (actual Italia) en 1564, en una familia de comerciantes pertenecientes a la baja nobleza. En su infancia estudio en un convento en Florencia, pero a su padre le desagradaba la vida religiosa y acabó dejando el convento. Posteriormente estudió en la Universidad de Pisa medicina, filosofía y matemáticas.

Interés en la ciencia

Galileo Galilei
Galileo Galilei confirmó la teoría heliocéntrica de Copérnico

Galileo se acabó convirtiendo en uno de los astrónomos más importantes del Renacimiento gracias a que se interesó especialmente por las matemáticas. Comienza estudiar la gravedad, las oscilaciones del péndulo pesante y desarrolla el pulsómetro.

En 1589 comienza a trabajar como profesor de matemáticas en la Universidad de Pisa. Tres años más tarde se traslada a Padua a enseñar geometría, mecánica y astronomía en la universidad hasta 1610. La Inquisición no tenía demasiado poder en Padua y esto le dio más libertad para investigar.

En estos años desarrolla herramientas como el termoscopio, así como continúa estudiando astronomía. Su mayor avance fue la construcción de un telescopio que lograba no deformar los objetos y que alcanzara 6 aumentos.

 

Investigando el universo

Galileo Galilei
Galileo desarrolló el telescopio y logró observar el universo

El telescopio cambió su vida.  Mejoró su vida económica e investigadora. Logró construir uno con hasta veinte aumentos con el que pudo observar las fases lunares y la superficie del astro. El telescopio le permitió observar la Vía láctea, los anillos de Saturnos, estrellas y otros astros.  Descubrió los satélites que orbitaban alrededor de Júpiter.

Sus descubrimientos le permitió afirmar que todos los cuerpos celestes no giran alrededor de la Tierra. Tampoco todos (como los satélites) giran alrededor Sol como afirmaban las teorías copernicanas. Sus teorías tuvieron un gran éxito.

Galileo comienza a convencer a todo el mundo y los defensores de la teoría geocéntrica se convierten en sus grandes enemigos. Estos comienzan a atacarle y rechazan sus afirmaciones. El cardenal Roberto Belarmino ordena en 1611  a la Inquisición que investigue discretamente a Galileo.

 

Durante años, el astrónomo se muestra difícil de atacar por la vía científica. En 1616, la Inquisición y el papa Paulo V censuran las teorías copernicanas al ser consideradas insensatas, absurdas y heréticas. Le piden que exponga su tesis como una hipótesis y no cómo un hecho comprobado, lo que le causa molestia.

Esta situación provocó que empeorase su salud. No obstante, Galileo continuó durante años defendiendo sus tesis. El astrónomo se erigió como el máximo representante de los intelectuales romanos que se rebelaban contra el conformismo de los jesuitas, sus principales opositores.

La publicación de su obra en lengua vulgar molestó a la Iglesia, pues esto permitía que las personas de la calle tuvieran acceso a ellas.  Su obra, acusada de herética, había pasado la censura de la Inquisición y esta quedaba en mal lugar por ello. Se le requirió en Roma en 1632 cuando tenía 68 años. Le amenazaron con torturas para que confesase y renegase de sus ideas y ser condenado a prisión perpetua. El papa conmuta la prisión, pero ordena arresto domiciliario de por vida.

Desde 1633 permaneció en su casa hasta su muerte en 1642. Sus obras continuaron cruzando fronteras gracias a las visitas que recibía.

 

Lo último en Curiosidades

Últimas noticias