Generalitat de Cataluña

Aragonès estrecha lazos con los musulmanes en una mezquita ilegal de Manresa

clases de árabe Pere Aragonès en la mezquita ilegal de Manresa.
Pere Aragonès en la mezquita ilegal de Manresa.
×

Este artículo de OkSalud ha sido verificado para garantizar la mayor precisión y veracidad posible: se incluyen, en su mayoría, estudios médicos, enlaces a medios acreditados en la temática y se menciona a instituciones académicas de investigación. Todo el contenido de OkSalud está revisado pero, si consideras que es dudoso, inexacto u obsoleto, puedes contactarnos para poder realizar las posibles modificaciones pertinentes.

Pere Aragonès (ERC) hace sus primeros guiños al mundo musulmán tras su designación como presidente de la Generalitat. En su primera visita oficial a la ciudad de Manresa, Aragonès ha visitado una mezquita que lleva 14 años ejerciendo sus actividades ilegalmente, sin la correspondiente licencia.

Así lo ha denunciado el líder de Vox en Cataluña, Ignacio Garriga. El diputado catalán ha acusado al separatismo de «buscar la imposición de las mismas sociedades multiculturales que han fracasado en otros lugares de Europa». En este mismo contexto, ha prometido que «Vox defenderá nuestras raíces cristianas y nuestra identidad».

Esta comunidad islámica se instaló hace más de 14 años y desde entonces está a la espera de unas reformas que legalicen el acceso al inmueble. Actualmente se entra a través de una fábrica, lo que no encaja en la normativa urbanística. En todo caso, esta mezquita de Al Fath ha contado con apoyo económico del Ayuntamiento de Manresa y de la propia Generalitat, que abrirá allí una oficina. Con la visita de Aragonès, los periódicos locales interpretan que se agilizarán los trámites para legalizar esta situación actualmente irregular desde el plano urbanístico.

Las ligazones del movimiento islámico con la izquierda radical catalana están cada vez más afianzadas. El partido que lidera el Gobierno regional, ERC, ha querido con este gesto captar la simpatía de los cientos de miles de musulmanes que practican esta religión, cuyo número ha crecido en Cataluña. En la comarca de Bages, cuya capital es Manresa, el 45% de la población inmigrante es de origen marroquí. 

Por el contrario, Aragonès ha preferido ignorar la religión católica y no ha visitado ninguna iglesia cristiana. Tampoco tiene planes para ello. De hecho, tal como recuerdan medios locales, el presidente separatista expresó sus críticas a la misa que, durante la pandemia, se celebró en la Sagrada Familia, cumpliendo todas las medidas antiCovid. Esta celebración congregó a 588 fieles, de un aforo de 3.400 personas, respetando escrupulosamente todas las restricciones, que marcaban limitaciones del 30% de asistencia. Sin embargo, cuando se reunieron 700 musulmanes en un funeral en Tarragona, en plenos rebrotes e incumpliendo las restricciones impuestas, el dirigente autonómico no levantó la voz. También llama la atención que, en 2019, participó en la celebración del Ramadán, pero no felicita fiestas tradicionales en España como la Navidad.

Denuncia de Vox

Ignacio Garriga agrega que, como ocurre en Manresa, en muchos lugares de Cataluña existen mezquitas que no cuentan con los permisos necesarios ni con los requerimientos burocráticos que sí exigen para la apertura de otros centros. Destaca que Vox es «el único partido que propone el cierre definitivo de las mezquitas fundamentalistas, así como la expulsión inmediata de los imanes que propaguen el menosprecio a la mujer».

«Nuestra formación apuesta por frenar el multiculturalismo y reforzar la identidad española y catalana frente a la inmigración ilegal y los procesos de islamización de muchos lugares de Cataluña», ha afirmado desde las filas del partido capitaneado por Santiago Abascal.

Lo último en España

Últimas noticias