Ejercicios

Pérdida de peso después del parto: ¿qué ejercicios son los más eficaces?

Hacer pequeños movimientos, ejercicios aeróbicos o deportes como nadar, son de los mejores ejercicios para lograr una pérdida de peso tras dar a luz.

pérdida de peso
Conoce ejercicios que sean indicados para perder peso tras el parto

Cuando se da a luz, la alegría por tener por fin al bebé en brazos elimina cualquier pesadez sufrida a lo largo del embarazo, pero una vez la madre vuelve a casa con el niño, seguro que desea poder volver a lucir como lo hacía antes de estar embarazada, y aunque no es bueno obsesionarse o tener prisa, siempre es aconsejable realizar determinados ejercicios que son eficaces y que ayudan a la pérdida de peso tras el parto.

Si ya de por sí has practicado antes y durante el embarazo, puede que te cueste un poco menos adaptarte a una rutina post-parto para poder recuperar la figura, pero no debes olvidar que dependerá también de si has decidido dar el pecho al bebé, dado que será esencial alimentarte de manera saludable sin obsesionarte tanto por perder peso, y a esto además se le sumará el cansancio que de por sí implica la maternidad, en especial durante los primeros meses del bebé.

Pérdida de peso después del parto: ¿qué ejercicios son los más eficaces?

pérdida de peso

Asumiendo la importancia de la dieta en la lactancia y también teniendo en cuenta que la mujer debe descansar todo lo que pueda, hemos de tener también en cuenta que para lograr una pérdida de peso en el embarazo, será importante entrenar de forma progresiva, aunque sin realizar grandes esfuerzos. Entre los mejores ejercicios, podemos elegir los siguientes.

Ejercicios a las dos semanas de dar a luz

Lo mejor es que esperes hasta las dos semanas de dar a luz para iniciarte con los ejercicios para la pérdida de peso. Dependiendo de cómo haya sido el parto, necesitarás un tiempo de recuperación, de modo que debes permitir al cuerpo que pasen esos 15 días para que vuelva a adaptarse de forma natural. Pasados esos días, puedes comenzar con ejercicios que impliquen movimientos lentos con los que despertar los músculos.

Entre los mejores ejercicios al respecto, puedes por ejemplo, llevar las rodillas al pecho y, suavemente, tratar de jalar la barriga hacia adentro, separándola por unos segundos de los muslos.

Una vez hayas hecho este ejercicio y hayas aguantado unos segundos en esa posición, puedes descansar los pies sobre el colchón, con las rodillas dobladas y estirar una pierna a la vez hacia adelante, como para estirar. Más que una verdadera gimnasia, es un juego para redescubrir a quien dedicar 10 minutos al día. La diferencia ya se siente después de una semana.

Otro ejercicio será ponerse de rodillas y apoyar las manos en el suelo, respirar y empujar lentamente el vientre hacia arriba para formar una curva que comience desde la pelvis y sube hasta el cuello. Desde esta posición, exhalando, tienes que hacer el movimiento opuesto: acercar el abdomen al suelo y arquear la espalda.

Ejercicios a las tres semanas de dar a luz

Una vez hayas vuelto a acostumbrar al cuerpo a la actividad con esos ejercicios de movimientos lentos, podrás estar lista para introducir ejercicios que tengan que ver con la actividad aeróbica y comenzar entonces sí, a ejercitarte con más fuerza.

Eso sí, es mejor evitar los deportes más intensos y dedicarse a caminar enérgicamente empujando el cochecito: de hecho, el torso inclinado hacia adelante tiene una consecuencia: todo el esfuerzo se concentra en las nalgas y los muslos que, poco a poco, recuperan su tono. Las primeras veces puede que te falte el aliento en poco tiempo: simplemente disminuye el ritmo y, si puedes, intente caminar  unos minutos más cada vez.

También como ejercicios recomendables, tenemos que mencionar las  las sentadillas y las flexiones que son la mejor solución para recuperar la tonificación en el vientre y las piernas. A estos ejercicios le podemos sumar también, las abdominales.

Por otro lado, si el ginecólogo confirma que todo está en orden, puedes comenzar a practicar algunos deportes como la natación (siempre de forma gradual), correr o montar en bicicleta.

Ejercicios especiales: Los del perineo

Muchas mujeres realizan ejercicios del suelo pélvico ya en el embarazo, siguiendo el consejo del ginecólogo. Cuando este no es el caso, es bueno comenzar a hacerlos inmediatamente después de dar a luz. El motivo es simple. Mientras se está embarazada, los músculos que van desde la vagina hasta el ano deben soportar el peso del abdomen, además del de las vísceras internas. Durante el parto, entonces, estos músculos pueden sufrir pequeñas laceraciones, a veces incluso invisibles, de modo que es importante volver a reforzarlos  para prevenir problemas de incontinencia urinaria, ya que el perineo también sirve para controlar los esfínteres .

Para hacer estos ejercicios, es suficiente contraer el área alrededor de la vagina durante 10 segundos, como para contener la orina. Entonces, tienes que relajar lentamente tus músculos y repetir al menos 15 veces, haciendo un mínimo de tres series al día. Al principio, para concentrarte mejor, puedes hacerlo acostada, luego en cualquier posición».

Lo último en Bebés

Últimas noticias