Parto

Faja posparto: Qué es, cuándo poner y cómo usar

La faja posparto suele utlizarse mucho tras una cesárea porque además de ayudar a recuperar la figura, también sirve para "proteger" la herida.

faja posparto
Cómo y cuándo usar la faja posparto

Entre las muchas preguntas que pueden surgir tras dar a luz es posible que desees saber si el uso de una faja posparto puede ser adecuado para recuperar antes la forma que tenía tu cuerpo previo al embarazo. ¿Son realmente útiles? ¿Cómo se usa la faja posparto? Os resolvemos estas cuestiones y otras muchas, a continuación.

Faja posparto: Qué es, cuándo poner y cómo usar

Una de las primeras cosas que nos podemos preguntar con respecto a las fajas posparto es saber qué son o qué corresponden exactamente. La faja posparto no es más que una banda elástica que va colocada en la zona del vientre y rodeando toda la cintura y parte de las caderas con el fin de ayudar a que el cuerpo recupere su forma como antes del embarazo, pero no solo eso sino que tiene también una función protectora que analizamos en el siguiente punto.

Similar a una faja reductora, la faja posparto también suele llevarse apretada aunque al llevar un velcro bastante grande, podemos graduarla con el fin de que no nos moleste en determinados momentos o si por ejemplo estamos sentadas dando el pecho al bebé.

¿Cuándo se usan las fajas posparto y cuáles son las ventajas de usarlas?

Otra de las cuestiones en torno a las fajas posparto tiene que ver con el hecho de si estas se pueden usar tanto en el caso del parto natural como en el caso de una cesárea. La respuesta es, depende. Si bien puede utilizarse sin problema tras un parto natural, lo cierto es que es mucho más común que su uso esté indicado después de una cesárea, para contener el riesgo de diástasis de la herida y aliviar las molestias que ocasiona.

La faja posparto, de hecho, también ayuda a reducir el dolor que provoca la herida de la cesárea cuando se realizan determinados movimientos. Además, hay mujeres que se sienten más cómodas de pie con la faja, ya que sienten más apoyo en el abdomen y la espalda. Otras prefieren usarla especialmente cuando están en lugares concurridos, como una forma de protección.

Finalmente, las nuevas madres que conducen a menudo usan la faja para evitar que el cinturón de seguridad descanse directamente sobre la herida.

¿Es necesario llevar la faja posparto todo el día?

No necesariamente. También puede ser útil solo como apoyo en determinados momentos del día, aquellos en los que sientes la mayor dificultad de movimiento, por ejemplo cuando tienes que levantarte de la cama o cuando tienes que subir las escaleras.

No puedes usarlo mientras comes (si te molesta) y cuando estás acostado en la cama o en el sofá. Si sientes que usar la faja te da más confianza al estar de pie, te recomendamos que consultes con tu ginecólogo o partera con respecto a su uso diario.

También recuerda que incluso cuando uses una faja posparto, debes evitar esforzarte o cargar peso. Esto se debe a que el embarazo debilita los músculos del suelo pélvico y abdominal. Para fortalecerlos, es bueno seguir un programa de ejercicios dedicado, pero es importante dejarse asesorar por un especialista, quien te mostrará los tiempos y las formas correctas de proceder de la manera correcta.

¿Cuánto tiempo se debe llevar la faja posparto?

No existe una respuesta única para todas. Algunos especialistas recomiendan su uso solo en los primeros días después del parto; otros sugieren mantenerla durante algunas semanas.

Muchas madres primerizas se preguntan si esto las obligará a tener que comprar ropa nueva para evitar que la faja se note debajo de los vestidos. No te preocupes, la faja es tan ceñida que apenas se nota que la llevas puesta.

Cómo elegir la faja posparto y cómo colocarla

Es muy importante elegir el tamaño correcto, que generalmente se determina de acuerdo con la circunferencia de la cintura. En cuanto al posicionamiento, es necesario ponerla de pie, apoyando la faja abierta en la espalda y luego cierras un lado, envolviendo la cintura y la barriga y cierras el otro, envolviendo para que podamos «pegar» el velcro de la faja de modo que un lado quede encima del otro y la faja esté bien apretada.

Lo último en Bebés

Últimas noticias