Cuidados del bebé

Contaminación doméstica hacia el bebé: Riesgos y cómo evitar

Descubre qué es la contaminación doméstica en las casas, qué riesgo tiene para el bebé o para los niños pequeños y cómo se puede reducir o evitar.

Contaminación doméstica
Qué riesgos tiene y cómo evitar la contaminación doméstica hacia el bebé

La contaminación doméstica por parte de aparatos eléctricos y otros elementos en casa está a la orden del día, pero de manera especial debemos tener mucho cuidado en cómo reducirla el máximo posible en el caso de tener niños pequeños en casa. Os hablamos a continuación de la contaminación doméstica hacia el bebé: Riesgos y cómo evitar.

Contaminación doméstica hacia el bebé

Contaminación doméstica

Los niños y en especial los bebés, suelen ser más vulnerables que los adultos en presencia de cualquier agente tóxico. Para garantizar su bienestar, por lo tanto, es necesario tomar algunas precauciones también en casa. Entonces, ¿cómo podemos proteger a nuestros hijos de los efectos negativos de la contaminación doméstica?

El primer factor a eliminar es, sin duda, fumar. El contacto diario con fumadores adultos es muy perjudicial para bebés y niños. El tabaquismo pasivo no solo es uno de los factores de riesgo para el síndrome de muerte súbita del lactante o SMSL, sino que también aumenta la incidencia de otitis, bronquitis y otras patologías.

Por otro lado, es importante tener una precaución especial con las ondas  electromagnéticas. En la actualidad en todas las casas hay más y más electrodomésticos y a pesar de que no existen todavía certezas sobre los posibles efectos sobre la salud de los campos eléctricos y magnéticos, es aconsejable actuar con precaución, limitando, por ejemplo, lo más posible el uso del teléfono móvil entre los más pequeños o el hecho de tenerlo mientras dormimos en la mesilla de noche si además tenemos un bebé al lado.

Por otro lado, hemos de tener en cuenta riesgos internos que a veces se pasan por alto pero que también deben de tenerse en cuenta si bien pueden ser considerados agentes contaminantes. Nos estamos refiriendo al uso de productos químicos para todo tipo de limpiezas en casa y como no, a que se tengamos la precaución de por ejemplo, pintar la habitación del bebé con pinturas que no sean tóxicas, tal y como es el caso de las pinturas al agua y tempera natural.

También existe un tipo de contaminación doméstica que es quizás algo más sutil pero que está también presente en todas las casas. Nos referimos como no, a la contaminación acústica que también recibe el bebé desde que nace. La televisión, la música y los videojuegos corren el riesgo de privar a los niños de los beneficios del silencio . Proporcionar al niño espacios de silencio, además de reducir el riesgo de discapacidad auditiva, también garantiza efectos positivos con respecto al comportamiento. Suele decirse que no es tampoco aconsejable reducir todos los ruidos para dormir al bebé o para mantenerlo relajado ya que se corre el riesgo de que este nunca se pueda acostumbrar entonces al ruido, pero siempre es mejor acostumbrar al bebé a un nivel de ruido mínimo para de este modo no provocar tampoco su inquietud o nerviosismo.

 

Lo último en Bebés

Últimas noticias