Crecimiento

Cómo estimular la motricidad de tu hijo con los muebles en casa

motricidad de tu hijo
Gracia a algunos muebles puedes ayudar a estimular la motricidad del bebé

Sabemos que los niños crecen explorando el mundo y el entorno en el que viven. En cuanto empiezan a observar los objetos que les rodean, a gatear y moverse por los espacios domésticos, comienza una auténtica aventura para que descubran cosas nuevas, objetos, colores, formas, pero también para descubrir su motricidad. Y nosotros podemos ayudarles pero, ¿de qué manera? Tan solo te harán falta algunos muebles de casa y de este modo estimularás la motricidad de tu hijo.

Estimular la motricidad de tu hijo en casa

Lo primero que podemos hacer es hacer que el entorno del hogar sea lo más seguro posible eliminando peligros y fuentes de riesgo y modificando el espacio de manera que sea propicio para el aprendizaje y el desarrollo de la motricidad de tu hijo.

En definitiva, nuestro papel es preparar su entorno para que puedan descubrir y desarrollar sus habilidades de forma autónoma, y ​​para ello no es necesario invertir en juguetes o muebles para niños: podemos estimular la motricidad del niño con los muebles. de la casa . Veamos como.

Coloca los muebles a la altura del torso

Alrededor de un año de edad, no todos los bebés ya caminan , por lo que es importante proporcionarles muebles a la altura del pecho: esto les permite no tener que usar los brazos para levantarse, sino empujar el suelo con los pies. El apoyo de la mano en el suelo les permite entender cómo pasar  de estar sentado a estar de pie.

¿El resultado? Si colocamos juguetes pequeños en un zapatero, encontraremos que disfrutarán pasándolos de una altura a la otra.

Mobiliario como soporte

Antes de empezar a caminar de forma independiente, los niños pasan por una fase en la que se ponen de pie, pero luego se acomodan en el suelo. Sin embargo, si tienen un soporte, pueden comenzar a moverse por la habitación, pasando del sofá al mueble. Y entonces le preparamos esta área: un sofá, con un sillón al lado, y luego un mueble bajo. Una especie de camino que puede seguir de modo que siempre vaya encontrando apoyo.

Los muebles para empujar

Cuando el niño haya comenzado a dar sus primeros pasos, lo más seguro es que necesite apoyo al que agarrarse cuando se sienta inseguro. Puede ser la mano de la madre, por supuesto, pero también un carrito que se mueve, una silla para niños. También podemos crear una especie de slalom, un espacio con asientos y una mesa baja. Si ordenamos estos elementos de forma sensata, estimularemos a nuestro hijo a caminar en el entorno siempre encontrando un punto de apoyo que sea adecuado.

El baile

A los niños les encanta la música y les encanta enloquecer con su madre. Cuando el bebé ya camien puedes poner música a todo volumen y bailar juntos. Los juegos de baile son excelentes para aprender a controlar el cuerpo. Párate frente al espejo y observa cómo el niño intenta realizar movimientos cada vez más complejos para observar, intrigado, las partes de su cuerpo que se mueven.

Túneles y caminos

Construimos caminos reales utilizando sábanas, almohadas, sillas, mesas para que el niño entre en un túnel donde tendrá que gatear, salir, saltar. A los más pequeños les encantan estos juegos y al mismo tiempo son muy útiles para estimular la coordinación motora, el equilibrio, para estimular ambas partes del cerebro.

Tirar y apuntar

Usamos papel para crear bolas y bombas, le enseñamos a nuestro hijo a enrollar el papel para crear una bola para lanzarla cada vez más lejos y atraparla sobre la marcha. Lanzar es una forma verdaderamente perfecta de estimular la destreza y la sensación de lateralidad.

Lo último en Bebés

Últimas noticias