Bebé prematuro muere en los brazos de su padre mientras este duerme

bebé prematuro
Bebé prematuro muere en los brazos de su padre mientras este duerme

El bebé prematuro fallece con solo cuatro semanas de vida

Los cuidados que requiere un recién nacido son muy específicos y más aún si es prematuro. Sin embargo, por más que se lleven a cabo de la mejor manera hay ocasiones en las que el resultado no es el esperado. Y eso es precisamente lo que ha sucedido ahora. En concreto, se ha dado a conocer que un bebé prematuro muere en los brazos de su padre mientras este duerme.

A continuación, todos los detalles.

¿Dónde ha sucedido?

En Reino Unido es donde ha tenido lugar la historia que ahora nos ocupa y que se ha hecho viral. Más, en concreto, ha tomado como escenario la localidad de Stockport, que es donde viven los protagonistas.

Los protagonistas

Dos podemos establecer que son las figuras que lamentablemente se han convertido en noticia:

  • David Hulley, el padre de 25 años que ha tenido que sufrir ahora la pérdida de su hijo.
  • Karson Winter Hully, el bebé prematuro que contaba con cuatro semanas y que ha fallecido en brazos de su padre.

El origen de la historia

Aunque ha sido ahora cuando se ha dado a conocer este caso, porque se ha puesto punto y final al juicio pertinente, lo cierto es que todo sucedió el pasado mes de junio. En concreto, el día 24 de ese mes David y su mujer, Beverley, se encontraban en casa junto a su hijo. Este había nacido hacía cuatro semanas de forma prematura y con un peso de 2,5 kilos.

Era por la mañana cuando la madre se encontraba en la planta de arriba de la vivienda mientras que el padre era el que se quedó con el pequeño en el salón. Lo que hizo fue cogerlo en brazos para acunarle mientras él se sentaba en el sofá cómodamente.

En esa posición el padre acabó durmiéndose.

Bebé prematuro muere en los brazos de su padre

Pasado un tiempo, David se despertó y vio que su hijo no tenía su color de piel habitual, no obstante, al tocarlo comprobó que estaba caliente por lo que no le dio más importancia a la situación. No obstante, poco después comprobó que el bebé no hacía ningún movimiento, por lo que lo dejó en el salón y rápidamente subió a la planta superior para indicar a su mujer que algo no iba bien.

De manera urgente procedieron a llamar a emergencias, lo que hizo que en pocos minutos una ambulancia se personara en la vivienda familiar. Los sanitarios que viajaban en ella procedieron al traslado del bebé al hospital y allí nada pudieron hacer por salvarle la vida. Había fallecido mientras que estaba en brazos de su padre.

El juicio

El caso de este pequeño fue llevado a juicio. De ahí que sus padres estos días hayan tenido que personarse en el juzgado donde se dirimía si tenían algún tipo de responsabilidad con respecto a la muerte de su bebé.

No obstante, ha quedado claro que no tuvieron ninguna. Las pruebas y testimonios presentados, entre ellos los de una patóloga, han venido a indicar que dijeron la verdad. Así, se ha podido comprobar que el pequeño, días antes de fallecer, tuvo un poco resfriado, pero no tenía ninguna muestra más en su cuerpo de lesiones de ningún tipo, ni internas ni tampoco externas.

Asimismo, se ha venido a dejar patente que el niño no solo nació tras un embarazo realmente difícil sino que, además, era muy pequeño para la edad que tenía. Eso sin pasar por alto que también se ha indicado que el padre no le hizo ningún tipo de daño por dormir teniéndole en brazos.

De ahí que quedara muy claro que no había nada sospechoso en torno a su muerte y que, por tanto, los padres eran absolutamente inocentes. Unos padres que lamentablemente, aunque estarán aliviados porque se les ha librado de cualquier culpa, se encuentran sufriendo uno de los trances más duros de su vida. Y es que han perdido a su hijo de una forma que, sin lugar a dudas, no pueden llegar a entender. Ahora les queda seguir afrontando esa pérdida difícil de asimilar y de comprender.

Últimas noticias