Semana 39 de embarazo: los nervios de la mamá están a flor de piel

semana 39
Las claves del embarazo en la semana 39
Comentar

Ayudarte a sobrellevar la gestación de la mejor manera posible y teniendo la mayor cantidad de información. Esto es lo que hemos pretendido hacer poniéndote al alcance de la mano nuestra serie Embarazo semana a semana. Una serie que ya estamos a punto de concluir. Y es que hoy te vamos a dar a conocer qué sucede en la semana 39 de embarazo.

Sigue leyendo y descubrirás los aspectos más relevantes de ese momento.

El feto en la semana 39

semana 39
El feto tiene el tamaño de una calabaza

Lo primero que te interesará saber es cómo se encuentra tu feto. Pues bien, debes saber que en este instante preciso de la gestación cuenta, por regla general, con un peso que ha superado los 3 kilos. Además, tiene una longitud aproximada de 50 centímetros. De ahí que se establezca que posee el tamaño de una calabaza.

De la misma manera, no hay que pasar por alto que se sigue incrementando su capa de grasa y que su posición ya es la definitiva para el parto. Eso sin pasar por alto tampoco que siguen desarrollándose sus pulmones y que el cabello continúa creciendo.

Los cambios y síntomas de la futura mamá

semana 39
La mujer ha aumentado su peso entre 10 y 15 kilos

Por supuesto, también hay que saber cómo se encuentra la futura mamá en este momento de los nueve meses. En ese caso, lo que podemos establecer es que tiene los nervios a flor de piel. Sí, porque sabe que el parto está a punto de llegar y eso hace que viva un “conflicto” emocional. Claro, porque, por un lado, quiere que se produzca ya para poder tener a su bebé en brazos, pero, por otro, tiene miedo al alumbramiento y al dolor que pueda llegar a sentir. Eso sin pasar por alto que también estará temerosa de que puedan producirse complicaciones de algún tipo.

Otros aspectos relevantes respecto al estado de la gestante son los siguientes:

  • Le cuesta conciliar mucho el sueño, tanto por los miedos que la asaltan como porque no encuentra en la cama una postura cómoda. Y es que no se debe pasar por alto que ha conseguido aumentar de peso entre 10 y 15 kilos.
  • Por distintas circunstancias, en relación al feto o a la propia embarazada, cabe la posibilidad de que los doctores aconsejen una cesárea. Esta es una semana adecuada para poder llevarla a la práctica.
  • Por supuesto, hay subrayar que debe tenerlo todo preparado porque puede ponerse de parto en cualquier momento. Lo ideal es que en una habitación libre, en la que será del bebé, se tenga listo tanto el equipaje de la mamá como la bolsa con las cosas del recién nacido. Y eso sin olvidar toda la documentación sanitaria necesaria.
  • Ni que decir que es esencial que esté alerta los posibles síntomas que le indiquen que el momento del parto ya ha llegado. Nos estamos refiriendo a señales tales como la rotura de la bolsa, lo que se conoce como “romper aguas”, o las contracciones periódicas que van incrementándose en frecuencia e intensidad.

Consejos de alimentación para la embarazada en la semana 39

semana 39
Espárragos, plato saludable

En este artículo sobre hechos y aspectos relevantes de la semana 39, no podemos pasar por alto que es esencial conocer algo más. Nos estamos refiriendo a consejos nutricionales para la gestante en este momento del parto. Los expusimos en un artículo anterior, pero estos son los más significativos:

  • Debe continuar con la dieta sana, completa y equilibrada que empezó a seguir en el momento que descubrió que estaba esperando un hijo.
  • Tiene que realizar cinco comidas al día. Es la manera de mantener el hambre bajo control y de que su organismo funcione a las mil maravillas.
  • A la hora del desayuno, tiene que apostar por tomar tres tipos de alimentos: lácteos, cereales y fruta.
  • Fruta, frutos secos o incluso un yogur son los mejores productos para ingerir a media mañana.
  • En lo que respecta al almuerzo, hay que exponer que hay una serie de platos que están especialmente recomendados. Nos estamos refiriendo a la crema de verduras, merluza a la plancha, cordero al horno, ensaladas, revueltos de espárragos…
  • Para merendar, una buena opción es un zumo o batido natural así como un poco de cereales con yogur natural.
  • En cuanto a la cena, debe ser sana y ligera. Platos adecuados para la misma son una sopa de verduras y una tortilla francesa, un revuelto de gulas, una crema de verduras…

Últimas noticias