turismofobia

El Govern balear culpa al cambio climático del cierre de chiringuitos que manda al paro a 200 personas

"El presente de todos es muy importante, pero también la prosperidad del futuro", dicen los socialistas

"Si nos tomamos en serio la protección del territorio, debemos cumplir con nuestro trabajo" rematan sus socios independentistas

Vox califica al Ejecutivo de Armengol de "incompatible con el medio ambiente y la economía"

El dueño de un chiringuito cerrado por Armengol: «Explique a mis empleados por qué no pueden trabajar»

Govern balear chiringuitos
Chiringuito de Can Gavella en Mallorca.

El Govern balear culpa al cambio climático del cierre de chiringuitos que manda al paro 200 personas por ahora al no renovar las concesiones por los informes negativos que han recibido una decenas de estas instalaciones desde la Conselleria de Medio Ambiente que preside el conseller independentista de Més, Miquel Mir.

Precisamente esta semana el diputado de Més, Joan Josep Mas, cargaba contra el diputado del PP, Sebastià Sagreras, que defendió en el Parlament una moción sobre las instalaciones de servicios de temporada en las playas de Baleares porque a juicio de Mas «es triste que la preocupación del principal partido de la oposición sean los chiringuitos».

Y es que para los socios independentistas de Armengol «si de verdad nos tomamos en serio la lucha contra el cambio climático y sus consecuencias y la protección del territorio, todo el mundo debe cumplir con su trabajo, todos, las direcciones generales, el Govern y los ayuntamientos».

En la misma línea, el diputado socialista, Damià Borras, se reafirmó en la decisión porque «hablamos de autorizaciones temporales, que no de concesiones, otorgadas a ayuntamientos, que no a particulares, por un período máximo de cuatro años, siempre que sean compatibles con protección del medio natural sin deterioro de sus valores».

Aunque lamentó el perjuicio que se ha causado a los potenciales usuarios de los mismos y de manera especial aquellas personas que los regentaban o hacían «la solución a su situación, que comprendemos, sin embargo, no puede ir en contra de la normativa, ni contra el medio ambiente».
Y para concluir remachó: «El presente de todos los ciudadanos y ciudadanas es muy importante, pero también lo son el bienestar y la prosperidad del futuro, y el futuro no es ciencia ficción, ya no es un ya veremos, sino que comienza mañana mismo».

Desde las filas de la oposición, el portavoz de Vox, Jorge Campos, calificó al conseller separatista Mir, como «el peor conseller de Medio Ambiente de la historia de Baleares», y consideró que proteger los espacios naturales es compatible con la actividad económica, «lo que es incompatible con el medio ambiente y la economía, son ustedes».

El ponente de la moción el diputado del PP, Sebastià Sagreras, en primer lugar, recordó que los chiringuitos desmontables son totalmente inocuos, porque «están situados por encima la arena para que circule y no se acumula la arena de las dunas y se desmontan a finales de la temporada turística».

Tras subrayar que, según un informe de Emergencias, los sitios saturados de las playas son donde no están las instalaciones de hamacas y chiringuitos, le recriminó al conseller Mir, que los que se quedan en las calle son los camareros, los cocineros de esos negocios familiares en la mayoría de los casos pero, no sólo éstos, «sino las tiendas de verduras de los pueblos que suministraban los chiringuitos, las fábricas de helados o los que repartían las bebidas. Todo esto eran puestos de trabajo indirectos que ustedes se han cargado, y eso es una verdad como una catedral».

Lo último en OkBaleares

Últimas noticias