En 'Mi casa es la tuya'

El drama de Pastora Soler que le llevó a abandonar la música: “Me metí debajo de la mesa y me hubiera quitado la vida”

El drama de Pastora Soler que le llevó a abandonar la música: “Me metí debajo de la mesa y me hubiera quitado la vida”
Pastora Soler en 'Mi casa es la tuya'

Pastora Soler no ha dudado en abrirse y liberarse ante las cámaras de ‘Mi casa es la tuya’. La cantante recibió a Bertín Osborne en su casa de Sevilla y ha confesado a qué se debió su retirada de la música, que le llevó a estar apartada completamente durante dos años.

La cantante comenzó su relato comentado que “el día antes del concierto de Sevilla me levanté griposa, pero no se lo dije a nadie”. “Entre el calor, las defensas bajas y los nervios, me desmayé en el escenario” confesó. A la cantante “más que por mí, me dolía por mis padres. Estaba toda mi familia allí viéndome”. Además, Pastora ha confesado que “vi las imágenes del desmayo al día siguiente, pero no las he vuelto a ver”. Tras este percance la intérprete comenzó a replantearse volver a subir a un escenario: “Empecé a pensar ¿Y si me pasa otra vez?’. Malú me dijo que tenía que volver cuanto antes, para no coger miedo, pero creo que no hice bien“, comentó a Bertín.

Pero el final de esta etapa estaba cerca, y la representante de España en Eurovisión 2012 lo sabía, tal y como relató al presentador. “Quería despedirme del público, y quedaban los conciertos de Málaga y Madrid. En Málaga estaba cantando y sabía que era la última vez. No podía seguir“, afirmó. Y fue en este momento en el que Pastora tocó techó: “Salí del escenario porque tenía un cambio, pero sabía que no me salía la voz. Me metí debajo de una mesa y, si hubiera habido algo, me hubiera quitado la vida. Mi marido tuvo que salir a dar explicaciones, porque el público tenía que saber por qué no salía”, una confesión muy dura que sorprendió a los espectadores.

La cantante ha querido compartir con el público su tragedia de una forma muy sanadora, asegurando que tras este episodio “cerré los ojos, me vistieron y no quería saber nada de nadie. No abrí los ojos hasta que llegué al hotel. Desde que me pasó lo de Sevilla empecé a recibir ayuda psicológica. Me sirvió para tomar la decisión”.

Comentar

Noticias relacionadas

Categorías

Últimas noticias