Alimentación

4 motivos por los que deberías consumir frutas deshidratadas

frutas deshidratadas
0 Comentar

¿Sabes si las frutas deshidratas resultan saludables en tu objetivo por perder los kilos de más? Muchos las rechazan por su alto contenido en azúcar, pero quizás habría que acabar con esa percepción. En este artículo te damos 4 motivos por los que deberías consumir frutas deshidratadas con cierta frecuencia, aunque sin excederse.

1-Contribuyen a la saciedad

El consumo de estos alimentos permite reducir el apetito de forma significativa. Esto es posible debido a su elevado contenido en fibra. Está comprobado que si se ingiere un puñado de ciruelas desecadas antes de la comida, se reducirá de manera considerable el consumo de alimentos. También se presenta como una gran opción frente al estreñimiento y para mejorar el funcionamiento del intestino.

2-Un snack saludable

Cuando a media mañana o por la tarde nos entra el hambre lo más fácil sería acudir a la despensa y picar algo dulce, como unas galletas o chocolate. Sin embargo, estos frutos deshidratados se convierten en un snack saludable que aporta azúcar de forma natural, sin calorías vacías. Además de proporcionarte un sabor dulce, también te aprovecharás de sus nutrientes.

3-Alta cantidad de nutrientes

Si por algo destacan las frutas deshidratadas es por ser ricas en minerales y vitaminas, en donde hay que valorar sobre todo la vitamina E, del complejo B, calcio, hierro y potasio. Gracias a estas propiedades será posible mantener el cuerpo en  unas condiciones óptimas en todo momento.

4-Fuentes de antioxidantes

Resultan perfectas para aquellas personas que realicen ejercicio físico con una cierta intensidad y necesiten recuperarse lo antes posible del esfuerzo. Debido a su escaso contenido en sodio también se presentan como una alternativa válida para los que tengan la tensión arterial alta.

Las frutas deshidratas resultan beneficiosas para el organismo, pero siempre que se consuman con moderación. Como cualquier otro alimento, los excesos nunca son recomendables. Puedes reemplazar sin problemas un puñado de frutas desecadas por una porción de fruta fresca. Es una opción para cambiar y no seguir siempre la misma rutina alimentaria. Una pieza de fruta equivale por ejemplo a cinco orejones de albaricoque o a un puñado de uvas pasas.

Estos son los motivos que convierten a las frutas desecadas en una estupenda opción para aquellos que tengan interés en perder peso sin descuidar la alimentación. En algún momento se ha asociado su ingesta con una dieta de más calidad y con un menor peso corporal.

Noticias relacionadas

Categorías

Últimas noticias