Cazadores furtivos en Tenerife y escaladores en Málaga: suben las multas por el estado de alarma

Ya ha pasado casi un mes de confinamiento y mientras la inmensa mayoría de españoles ayuda a combatir la pandemia otros continúan a lo suyo dándole trabajo a la Guardia Civil.

Es el caso de los multados en Almonte (Huelva) , un padre y su hijo sorprendidos en el Coto de Doñana el primero recogiendo espárragos y el segundo acompañándole a caballo a más de un kilómetro de su domicilio.

En Málaga, en el paraje de Los Chorros (Álora)  el asunto es recurrente con los aficionados a la escalada. Si el día 3 de abril fueron sancionados dos escaladores por saltarse el estado de alarma, el día 6 de abril la Guardia Civil volvió a sorprender a otros cuatro jóvenes estudiantes de Erasmus que habían viajado desde Sevilla para practicar la escalada violando la prohibición e intentando sin éxito escapar de los guardias escondiéndose en la maleza.

Peor ha sido lo de La Coruña donde los guardias sorprendieron a una familia entera saltándose el confinamiento a casi un kilómetro de su vivienda, paseando a los perros, uno de los hijos con una moto de motocros y el otro conduciendo un quad si tener la edad legal para hacerlo.

Y en Tenerife de nuevo, los infractores son dos cazadores furtivos, multados por la Guardia Civil de Granadilla de Abona. Los furtivos estaban cazando conejos con la ayuda de perros en el paraje forestal de montaña colorada y fueron sancionados por ello.

Todo durante estos días de Semana Santa en los que las denuncias y detenidos están sufriendo un aumento nada despreciable en todo el país y cuando policías y guardias civiles multiplican los controles tanto diurnos y nocturnos para impedir desplazamientos no autorizados en el periodo vacacional.

Lo último en Sociedad

Últimas noticias