Remedio

Propóleo: qué es y para qué sirve

Propóleo: qué es y para qué sirve
Propóleo: qué es y para qué sirve

Si crees que tus conocimientos acerca de lo que es propóleo son limitados y solo relacionas este concepto con algo beneficioso para la salud (o incluso con una sustancia relativa al tratamiento para aliviar las molestias en la garganta que a menudo sufrimos en invierno) ¡este artículo te interesa!

En efecto, conocer el origen, los detalles y los beneficios de esta sustancia no solo te ayudará a ampliar tus conocimientos en medicina de origen natural sino que, además, seguro que los datos que leerás a continuación te serán -sobre todo en invierno- de mucha utilidad práctica.

En el caso que sí puedas hacer una aproximación a lo que es el propóleo, seguro que este te suena de los anuncios en televisión de caramelos o jarabes para la tos, que cobran mucha importancia cuando bajan las temperaturas.

Pero lo cierto, es que no se trata solo de un activo que este tipo de productos incluyen, sino que es una sustancia de origen vegetal (pues se extrae de las cortezas de los árboles) que en realidad tiene muchas más utilidades.

La civilización lleva aprovechando este ingrediente natural desde el Antiguo Egipto, época en la que el própolis -de significado etimológico “defensa o para (pro) la ciudad (polis)”- se usaba en el proceso de embalsamiento.

Propóleo: qué es y para qué sirve

En la guerra de los Boers, se utilizó como mejunje para sanar las heridas de los guerreros y posteriormente, también fue de gran ayuda para  tratar algunas enfermedades del ganado, especialmente para curar la fiebre aftosa o para tratar la bronconeumonía en caballos, cerdos y vacas.

Aunque llegados e este punto, parece que todavía no encontramos ninguna razón por la cual en el mercado, los productos que la contienen los encontramos representados con abejas (de forma similar a la miel o a la jalea real) ni los motivos por los cuales suele usarse para aliviar las molestias del cuello ¿no? ¡aun así ambas tienen explicación!

Minerales y vitaminas

En primer lugar, sabemos que se trata de un elemento muy relacionado con las abejas porque son ellas las que lo procesan junto con la cera y otros componentes en el interior de las colmenas, cosa que hacen para cerrar los agujeros que quedan abiertos durante la construcción de la colmena, asegurando su supervivencia, protegiéndola de enfermedades y enemigos y dándole más estabilidad.

Este proceso, al final, es el que dota el propóleo de todos los componentes que lo convierten en un ingrediente tan versátil, pues al final acaba siendo una mezcla de resina, bálsamos naturales, aceites esenciales, ceras y polen, además de algunos importantes minerales como el hierro, el cromo, el cobalto,  el aluminio, el estaño, la plata, el bario o el boro, entre otros; y vitamina A, B y C.

¿Qué beneficios nos ofrece?

Todas estas propiedades son las que convierte el propóleo en una sustancia muy beneficiosa para nuestro organismo, y es que además de las propiedades curativas que hemos mencionado al principio, no solo para la garganta, sino también para la piel, el própolis tiene propiedades inmunoestimulantes, antiinflamatorias y analgésicas, debido a su contenido en fenoles como el ácido fenil-etil cafeico o la kaempferida y además también puede actuar como un ingrediente antimicrobiano y antiviral (antifúngico), por la presencia de agliconas flavónicas y compuestos fenólicos.

Es por ello que además de ser una herramienta muy eficaz para aliviar los dolores de garganta ¡tiene muchas ventajas en odontología!

Aunque poca gente lo sabe, se trata de una sustancia que ofrece ciertos beneficios relacionados con su actividad anticaries y remineralizante del esmalte además de con la acción anestésica local de sus extractos alcohólicos. Por ello, tiene mucho éxito la pasta dental a base de própolis, ya que consigue inhibir el crecimiento bacteriano y favorece la reparación de la dentina.

Sin lugar a dudas, pues, queda demostrado que se trata de una sustancia con múltiples usos -todos ellos beneficiosos para nuestro cuerpo y nuestra salud- ya que, además de todo lo mencionado, al tratarse de una sustancia rica en antioxidantes, también han dado buenos resultados para prevenir la formación de cataratas, por lo que también se usa en el campo de la oftalmología.

Aunque es en general muy favorable para la mayoría de patologías que podemos sufrir y está considerado relativamente atóxico, el própolis puede tener algunas contraindicaciones ya que masticar grandes cantidades en bruto puede ocasionar náuseas y trastornos digestivos, y es susceptible de causar reacciones alérgicas, particularmente en aquellas personas con alergia a alguno de sus componentes. Por esa razón, es recomendable realizar una prueba previa a su consumo o aplicación externa.

¿Dónde podemos encontrarlo?

Si todo parece estar en orden y nunca has manifestado ninguna reacción alérgica, consulta con un profesional qué beneficios puede tener para ti el propóleo y búscalo en tiendas de dietética, donde podrás encontrarlo tanto en jarabe, como el caramelos e incluso en spray bucal, aunque depende el uso que quieras darle, quizás lo más indicado es que intentes conseguir propóleo natural.

Lo último en OkSalud

Últimas noticias