Conoce todas las propiedades y beneficios del kéfir

Kéfir.
El kéfir es la mezcla de bacterias no patógenas y levaduras.
Comentar

¿En qué consiste este extraño ingrediente?

¿Qué es el kéfir? Muchos habrán oído hablar de él, pero muy pocos conocen su auténtica naturaleza. Este curioso alimento es, en realidad, la mezcla de diferentes tipos de microorganismos, bacterias no patógenas y levaduras como Lactobacilus acidophilus, Sacharomyces delbruckii, estreptococos lácticos o Candida kephir.

Su apariencia recuerda mucho a la del yogur convencional, sin embargo, su proceso de fermentación se consigue mediante una reacción lacto-alcohólica. Es decir, la lactosa de la leche se transforma en ácido láctico y produce alcohol y anhídrido carbónico. Este probiótico natural se caracteriza también por una consistencia gelatinosa y elástica, así como por sus muchos beneficios nutricionales.

¿Cuántos tipos de kéfir existen?

Kéfir
El kéfir de leche es el más clásico y habitual.

En términos generales, el kéfir cuenta con tres variantes que corresponden al modo de elaboración o fermentación. El primero, y más habitual, es el kéfir de leche. Este se produce a través del contacto con dicho producto, creando una bebida espesa y con un sabor de notas ácidas. Por otro lado, el kéfir puede elaborarse también a partir de la fermentación del hongo en agua. En esta ocasión, su aroma es más cítrico y posee una consistencia gaseosa.

La última variante de kéfir es conocida como kombucha, una bebida que surge al entrar en contacto con los microorganismos Medusomyces gisevi. Normalmente se prepara con té.

Propiedades y beneficios del kéfir

Kéfir
Se trata de un producto que puede utilizarse para todo tipo de recetas.
  • Al ser un alimento probiótico, ayuda a regular y regenerar la flora bacteriana intestinal putrefactiva y la sustituye por los bacilos lácticos con propiedades antisépticas.
  • Consigue que el sistema inmune se mantenga fuerte y equilibrado, para combatir cualquier tipo de infección.
  • Al producir la síntesis de vitaminas del complejo B, el kéfir se convierte en una fuente rica en potasio, calcio y fósforo.
  • Se trata de un ingrediente que favorece la correcta digestión y evita el estreñimiento. Además, reduce el riesgo de cáncer de colon y combate la Escherichia coli.
  • Sirve para tratar algunos problemas de la piel como, por ejemplo, los eccemas.
  • Ayuda a regular los niveles de glucosa en la sangre y el sistema nervioso, mejorando la concentración.

Desafortunadamente, el kéfir es también un alimento que requiere sumo cuidado. Su conservación es limitada, por lo que se aconseja estar pendiente de cualquier cambio en su textura, sabor u olor. Además, un consumo excesivo puede provocar hinchazón abdominal, gases o diarreas.

Últimas noticias