La mejor forma de comer en un restaurante si estás a dieta

Dieta
Sigue al pie de las letras los siguiente consejos y podrás unirte a cualquier plan.
Comentar

Para muchas personas a dieta, comer fuera de casa supone una auténtica odisea

Seguir una dieta saludable y equilibrada requiere un esfuerzo y una disciplina al alcance de muy pocos. En el terrero alimenticio, son muchas las tentaciones que ponen a prueba el compromiso de aquellos que buscan lucir una figura esbelta y disfrutar de una salud de hierro. Comer fuera de casa es para estas personas una auténtica odisea, pues es muy difícil que los platos que componen la carta de un restaurante sigan la misma dinámica que su régimen personal. Con mención especial a los locales que solo ofrecen comida basura.

La mejor forma de comer en un restaurante si estás a dieta
Escoge siempre un plato principal solo para ti y evita los entrantes.

Ante esta situación, muchos optan por comer en casa y luego unirse al plan, mientras que otros terminan por ceder a la presión. Una decisión que al final afecta al esfuerzo que durante toda la semana ha defendido. Para poner solución a este problema tan habitual, os ofrecemos algunos consejos para seguir fiel a la dieta y disfrutar de una agradable velada fuera de casa.

Trucos para comer sano en un restaurante

Dieta
Los restaurantes de comida rápida están totalmente prohibidos.

Como bien es sabido por todos, la mayoría de propuestas que encontramos en los restaurantes son ricas en sodio, carbohidratos, calorías y grasas saturadas. Incluso la categoría de ensaladas, pues la mayoría están aliñadas con salsas que hacen un flaco favor a nuestra salud. Para solventar todas estas trampas, es importante tener siempre en mente esta lista de consejos:

  • Antes de salir de casa come una pieza de fruta, así harás frente al hambre que acecha a la hora de la comida y podrás escoger los platos que más le convengan a tu propósito saludable.
  • El agua es tu mejor aliado, gracias a su efecto saciante. Si escoges un plato que cumpla los requisitos, te saciarás por completo si lo acompañas de una botella de agua. Como alternativa, la opción más recomendable es el vino.
Dieta
El agua, o en su defecto el vino, son las bebidas más recomendadas.
  • Los aperitivos previos a la comida principal también pueden ser de gran ayuda. Hablamos de las aceitunas, los frutos secos o el jamón serrano. Todos son productos saludables. Por el contrario, evita las patatas fritas, los rebozados o el pan.
  • Escoge siempre los platos que tengan menos ingredientes y que estén alejados de las complicaciones propias de la alta cocina. Cuanto más simple sea, mejor.
  • Evita recrearte en el menú, ve directo a la sección que te interesa, así eludirás los posibles antojos. Si tu elección es una ensalada, intenta que no la aliñen en cocina, estas suelen llevar mucho aceite.
  • Aunque comas en compañía de otras personas, elige un plato principal e individual solo para ti. Olvídate de los entrantes y los postres.

Últimas noticias