No puede haber atajos para los golpistas

No puede haber atajos para los golpistas

Los separatistas de Cataluña, con Quim Torra a la cabeza, buscan desesperadamente la libertad para los presos que perpetraron el golpe de Estado del 1-O y, para conseguirlo, usarán todas las monedas de cambio político que estén a su alcance. El presidente catalán ha exigido a Pedro Sánchez que se comprometa a traspasar la competencia plena de prisiones –hoy en manos del Estado– a la comunidad autónoma. De conseguir este compromiso por parte del Ejecutivo socialista, el Gobierno regional controlado por el PDeCAT y ERC tendría capacidad para decidir unilateralmente sobre el acceso a beneficios penitenciaros de los encausados por el referéndum ilegal.

Una maniobra con la que, además, Torra conseguiría ver cumplidos dos de sus delirantes anhelos: excarcelar por la puerta grande a los golpistas y, de paso, demostrar su triunfante –aunque ficticia– soberanía. Sánchez no debe permitir ninguno de estos dos supuestos, ni tampoco debe impulsar el indulto que el secuaz de Carles Puigdemont le exige para los instigadores del 1-O a cambio de mantenerlo en La Moncloa o apoyar los Presupuestos.

Es cierto, y así lo marca la Ley de Indultos, que el Consejo de Ministros puede aplicar esta medida de gracia, aún en contra del criterio del Tribunal Supremo y el Ministerio Fiscal. No obstante, Sánchez debe recordar que, si claudica ante las presiones de Torra, quedará en evidencia su profunda ineficacia para acabar con la crisis social y política en Cataluña, su fracaso como presidente de todos los españoles y, en definitiva, su deslealtad a España. El Gobierno no puede facilitar atajos para que los golpistas esquiven la acción de la Justicia porque –de hacerlo– estará incurriendo en un evidente fraude de ley.

Últimas noticias