Juan Trinidad, el hombre justo

Juan Trinidad, el hombre justo
  • Esther Ruiz
Corría el año 2014 cuando me afilié a Ciudadanos en Madrid. Por aquel entonces, teníamos una pequeña sede en la Calle Carranza que barríamos y organizábamos nosotros mismos. Y fue ahí donde conocí a Juan Trinidad.
Recuerdo ese día porque en la única sala grande que teníamos para mantener reuniones, vi a un hombre sentado con varias personas que le escuchaban con especial atención. Vestido con traje y corbata, de apariencia muy seria, pero con mucha humildad, compartía ideas para sumar al recién nacido proyecto de Ciudadanos en la Comunidad de Madrid.
A partir de ahí, nos encontramos en aquel local todas las tardes, que era cuando él terminaba de trabajar y se podía escapar para seguir aportando al programa con el que nos presentaríamos juntos, en la lista encabezada por Ignacio Aguado, a las elecciones autonómicas.
Trinidad y yo nunca coincidimos en el mismo grupo de trabajo, puesto que él trataba asuntos de justicia y de vivienda y yo me centré en el programa de cultura, pero en aquel espacio tan reducido era difícil no cruzarse y terminar entablando conversación. Y así le recuerdo yo, amable, muy educado y tremendamente simpático.
A Juan Trinidad se le llena la boca hablando de su maravillosa mujer y de sus dos hijos. Cuando habla de su madre, lo hace con una sonrisa que irradia amor. Es hijo de un militar de quien heredó su pasión por los aviones y, además, tiene una memoria prodigiosa para la Historia, a la que le gusta recurrir en sus conversaciones.
Trinidad fue galardonado en 2018 con la Cruz de la Dignidad de la AVT por su labor de apoyo a las víctimas del terrorismo y su compromiso con la defensa de su memoria. Esto último no se lo cuenta a nadie, porque su tremenda modestia se lo impide, pero sabe que ya me tiene a mí para contárselo a todo el mundo henchida de orgullo. Porque ese es el sentimiento que provoca tener la amistad de Juan Trinidad, orgullo.
Nuestro compañero acaba de ser elegido Presidente de la Asamblea de Madrid para la XI Legislatura. Era algo que deseábamos todos los que le queremos, porque sabemos que los madrileños tendrán un presidente que trabajará día, tarde y noche para ellos. No conozco muchas personas con un sentido tan fuerte de la justicia, tan humilde y tan trabajador. Ese es mi amigo, mi incondicional, el señor del traje y la corbata de la sede, Don Juan Trinidad.
  • Esther Ruiz es diputada de Cs en la Asamblea de Madrid

Lo último en Opinión

Últimas noticias