Echenique: brillante agitador malévolo

Echenique: brillante agitador malévolo

He aquí un agitador nato dotado con el excelso don de la superación, pues la mala leche que destila supera en mucho a la atrofia muscular espinal que nació con él. Su lema recurrente: “Discapacitado y más feliz que tú… sí, que tú”, no deja sitio a la duda. Pero este Doctor en Ciencias Físicas, que recuerda al gran Toulouse-Lautrec en lo físico, también promueve en lo ideológico las nada sangrientas purgas que activaron Lenin, Marx y Stalin, con tan benévolos resultados. Por lo cual, habremos de considerar al “cascaó” de Pablo Echenique, según se define jocosamente a sí mismo, como uno de los carroñeros que se nutre de la democracia española, definición que se la pondrá dura a este gaucho móvil que tiene más posibilidades de pasar la ITV que una cachila o viejo buga desvencijado, en su jerga rioplatense.

El malévolo Echenique me fascina. No existe enredador que pueda igualarle sembrando la máxima confusión entre sus adversarios y sus supuestos amigos íntimos. Se chotea de Tintín y del Ché de todo a cien al alimón. A uno y otro los lleva como puta por rastrojo. Del Portamonedas pasa como alondra por el cielo y desprecia su diarrea mental. Y a las gregarias de la Logse, a la analfabeta Asaltacapillas y a la iletrada de la Montero, las ventila ahogándolas en sus hondos conocimientos, al estar graduado en Física Teórica y conectado vía satélite con el también físico Stephen Hawking, de quien asimila sus secretos y parecido. La humildad de Echenique no tiene parangón. Entre el sabio de Oxford y este gaucho sin rebenque han descubierto que las estrellas del universo y las células del cerebro son iguales en número. Y se lo callan. ¡Benditos sabios! ¡Bendito Echenique que ha venido a pulverizar Podemos sigilosamente!

¿Qué poder fáctico sobornó al “cascaó” —no olviden que así se define muy graciosamente a sí mismo— para transformarlo en agente doble? ¿Acaso fue sorprendido en plena depresión tras haber largado las imbecilidades prehistóricas que largó acerca de la independencia del reino de Aragón? ¿Cobró en cash, y cuánto, o cerró el vil, por traidor acuerdo, según la desestabilización y otros graves daños que pudiera infligir a la horda podemita? ¿Se le garantizaron condecoraciones y placeres de toda índole? ¿Le prometieron aparecer en los telediarios cual héroe nacional, salvador de la patria, chico alfa del mes, etc., etc., etc.? ¿Imprimirían su dulce estampa en los sellos a Patagonia, billetes de 5 € y accesos a los grandes almacenes? Nos urge saberlo.

He aquí un retrato amable, incluso adorable, realizado con brocha gorda, de pura cerda y bravo tejón, que es la que más rasca, sobre el prodigioso secretario de la bien avenida Organización de la gentuza que llama casta a cuantos nos lavamos todos los días. ¡2017 feliz!

Lo último en Opinión