Perros

Uso del cortisol en perros

Entre las hormonas que puede generar el cuerpo de nuestras mascotas, se encuentra el llamado cortisol. ¿Sabes en qué consiste? Toma nota.

Cortison en mascota
¿Cómo afecta el cortisol en perros?

El origen de la enfermedad de Addison se le atribuye a que las glándulas suprarrenales generan una menor cantidad de hormonas de lo habitual, como, por ejemplo, el cortisol. Estas glándulas están ubicadas cerca de los riñones y son las encargadas de controlar el equilibrio de sal, azúcar y agua en el cuerpo. La deficiencia en las hormonas adrenocorticales puede observarse con mayor frecuencia en perros jóvenes a de mediana edad y ocasionalmente en caballos. El caso contrario, es la enfermedad de Cushing, en la cual el exceso de cortisol en perros es la hormona que debe controlarse.

¿En qué casos es necesario controlar el cortisol en perros?

El cortisol es una hormona esteroide producida por las glándulas suprarrenales que se encuentran en la parte superior de cada riñón. Cuando se libera al torrente sanguíneo, puede actuar en muchas partes diferentes del cuerpo y puede ayudar a responder al estrés, aumentar el metabolismo de la glucosa en el cuerpo, controlar la presión arterial y reducir inflamaciones.

Demasiado cortisol debilita el sistema inmunológico, dejando al cuerpo vulnerable a otras enfermedades e infecciones. Cuando el cuerpo produce en exceso la hormona cortisol se desarrolla la enfermedad de Cushing, que la pueden padecer los seres humanos y entre los animales es más común en los perros.Síndrome de cushing

La mayoría de los casos de enfermedad de Cushing canina ocurre de manera natural y se puede presentar en dos tipos: hipófiso dependiente o suprarrenal dependiente. El más común es el primer caso, donde la enfermedad tiene su origen por un tumor en la hipófisis o pituitaria, una glándula ubicada en la base del cerebro.

La hipófisis es la encargada de producir varias hormonas, entre ellas la hormona adrenocorticótropa. En el caso de un tumor hipofisario, se estimula en exceso esta hormona, que viaja por el torrente sanguíneo hasta las glándulas suprarrenales, produciendo más cortisol del que necesita el cuerpo.

El tratamiento dependerá del tipo de Cushing que tenga el can. La enfermedad se detectará por medio de análisis de sangre para diferenciar entre la originada en hipófisis y la causada por las glándulas suprarrenales.

¿Qué síntomas son indicadores de un exceso de cortisol?

Un exceso de cortisol como vemos puede indicar que nuestro perro ha desarrollado la enfermedad de Cushing. Esta enfermedad suele aparecen en perros de mediana a mayor edad y su avance suele ser lento. A veces es difícil de detectar sus primeros síntomas.

Debemos estar atentos si en nuestra mascota observamos: sed intensa, aumento en la frecuencia de sus micciones, aumento notable del apetito o si está menos activo. También puede presentarse jadeo excesivo, piel más sensible, pérdida de pelo, infecciones frecuentes en su piel o un aumento excesivo de su abdomen.

Si tu perro tiene la enfermedad de Cushing, la buena calidad de vida de tu mascota dependerá de la responsabilidad que asumas para sus controles. Es indispensable llevarlo a las visitas veterinarias, realizarle los análisis que necesite y administrarle la medicación indicada.

Lo último en Mascotas

Últimas noticias