Gatos

La forma ideal de regañar a tu gato

El adiestramiento de nuestras mascotas debe hacerse siempre con refuerzos positivos. ¿Cuál es la forma ideal de regañar a tu gato? Toma nota de estas pautas.

Cómo regañar a tu mascota
Consejos para regañar a tu gato

Los felinos son animales muy independientes, les encantan las caricias y los juegos, pero siempre bajo sus propias condiciones. Ellos no necesariamente saben que está bien o que está mal. Cuando corresponda regañar a tu gato, hay que proceder de la mejor manera para que entienda el motivo de la llamada de atención. La meta es conseguir que no repita la acción que dio lugar a la penalización.

Los refuerzos positivos son parte fundamental para educar a una mascota. Nunca se debe recurrir al maltrato físico. Enseñar a través del miedo y el terror, además de suponer maltrato animal, solo servirá para que el minino desconfíe de las personas.

¿Qué hacer cuando el gato se porta mal?

En primer lugar, habría que definir con exactitud qué se entiende como mal comportamiento. Porque muchas de las actividades ‘normales’ de estos felinos domésticos (arañar, morder, trepar por las cortinas) suelen causar molestias. La realidad es que muchos de estos malos hábitos forman parte fundamental de sus rutinas.

Para fomentar los ‘buenos comportamientos’, el gato debe contar con suficiente espacio para ejercitarse. O lo que es lo mismo: brincar, correr, saltar y escalar con cierta libertad, así como con juguetes que supongan un reto para sus habilidades y mantengan a raya tanto el estrés, como el aburrimiento. Dos ingredientes que por lo general se combinan para desequilibrar emocionalmente a estas mascotas (y a sus dueños).Enseñando a un gato

Trucos para regañar a tu gato

A los gatos les encanta los premios y las recompensas, así que lo ideal es aprovechar esto a favor. Siempre que lo descubras en el momento cometiendo una fechoría, deberás llamar su atención. Con voz firme y sin gritar, un rotundo ‘No’ para castigar la mala acción.

Para aplicar este remedio casero, un atomizador de agua es una buena opción. Un pequeño chorrito sobre el cuerpo del gato, preferiblemente no en su cara, para hacerle saber que está actuando mal. Aunque para que esto funcione, el hecho de regañar a tu gato debe ser ‘en caliente’. Si la amonestación no va en simultáneo o muy poco tiempo después de cometida la falta, la mascota terminará confundida y mojada sin entender qué ocurrió.

Los ruidos fuertes también pueden desempeñar un papel disuasorio. Lanzar una moneda al suelo o aplaudir son dos ejemplos de cómo alertar a nuestra mascota doméstica de que no ha hecho algo bien. Como ya se mencionó con anterioridad, la violencia no es el camino y siempre es más recomendable el refuerzo positivo. Por ello, los gritos quedan totalmente descartados.

Quién manda

Tu mascota debe saber cuál es la línea de autoridad. Si la tiene completamente clara (lo que implica que se trata de un ejemplar bien educado), no deberías tener muchos problemas con su comportamiento. Pero no olvides que siempre será un animal y tú debes mostrarte como el líder de su ‘manada’. En la práctica, estos felinos buscan salirse con la suya en todo momento. En ocasiones, de una forma tozuda y con todo su empeño. La paciencia tiene que ser el arma ideal para adiestrar a nuestras mascotas.

Lo último en Mascotas

Últimas noticias