Estudios

Cómo hacer un buen resumen

Si deseas hacer un buen resumen de cualquier texto, será esencial leer bien el texto, anotar las ideas principales y escribir de forma concisa el significado de ese texto.

escribir un buen resumen
Pasos para escribir un buen resúmen

¿Cómo hacer un buen resumen? Ya sea de un libro o de un texto, es posible que tengas que hacer varios resúmenes a lo largo de tu vida estudiantil, de modo que será bueno que sepas en qué consiste hacer un buen resúmen y cómo lograr hacerlos de forma fácil con la guía de pasos que os vamos a ofrecer a continuación.

El objetivo de un resumen, no es solo condensar o saber explicar las ideas principales de un texto, o el argumento o lo que sucede en un libro, sino que además, si está bien hecho, puede servir al estudiante como material de estudio, para de este modo, gracias a sus propias palabras, comprender mejor lo que nos indica el texto o libro resumido. Veamos entonces cómo se hace paso a paso.

Pasos para hacer un buen resumen

escribir un buen resumen

Para hacer bien un resumen debes saber primero qué significa hacer un resumen: algo que tan solo consiste en coger un texto original y privarlo de su contenido más innecesario, dejando solo lo que puede considerarse esencial. En resumen, significa prácticamente escribir las mismas cosas, pero más brevemente, usando aproximadamente un tercio de las palabras. Para lograrlo, esto es lo que debes hacer:

  1. Lee atentamente el texto en cuestión: Leer bien y entender lo que leemos es algo fundamental para poder hacer un buen resumen. Por ello, no tienes que hacer una lectura rápida o breve. Tienes que leer tratando  de comprender en profundidad el significado de lo que estás leyendo y, si es necesario, lo tienes que leer varias veces.
  2. Enfatiza las partes más importantes del texto: Al leer, es importante que comprendas qué información se necesita para comprender el texto. Para ayudarte, puedes recurrir a la llamada regla de las cinco W, que generalmente se usa en la preparación de un artículo periodístico, pero que puede servir también para el propósito de hacer un buen resumen. De este modo, a medida que lees tienes que preguntarte, "Who" ("quién") "What" ("qué"), "When" ("cuándo"), "Where" ("Donde") y "Why" ("Por qué") y subraya en el texto las respuestas correspondientes.
  3. Divide el texto en secuencias: Una vez que el texto haya sido leído, lo tienes que dividir en secuencias, es decir, en esas unidades narrativas mínimas, en sí mismas completas y autónomas a nivel de contenido, que constituyen la pieza en su totalidad. En los márgenes del texto, intenta asignar un título a cada secuencia que resuma tu contenido.
  4. Una vez hecho lo señalado previamente coge un bolígrafo y una hoja en blanco para escribir el resumen que por norma, no debería ocuparte más de una cara de la hoja que tengas delante.
  5. Comienza a escribir tu resumen refiriéndote a lo que hayas subrayado en el texto y anotado en el margen después de haberlo dividido en secuencias.
  6. También puedes pensar en hacer una escaleta, que será la columna vertebral de su resumen. En este caso, será más simple de lo habitual: los conceptos clave de tu alineación consistirán, en términos generales, en aquellos títulos que previamente anotaste en la división en secuencias.
  7. En este punto, puedes convertir tu alineación en un resumen real, desarrollar los diversos pasos (no demasiado generales, recuerda que siempre es un resumen) e intentar darle al texto tu propio sentido. Esto significa que tendrá que prestar atención a la creación de un discurso que siga un hilo lógico , uniendo las diferentes partes del discurso entre sí mediante el uso de marcadores temporales (como al principio, primero, luego, más tarde, más tarde, finalmente) y conectivos (preposiciones, conjunciones y adverbios) para escanear el discurso correctamente.
  8. Por otro lado, para elaborar un buen resumen tienes que eliminar adjetivos, ejemplos, incisiones y todo lo que no sea estrictamente necesario para la comprensión del texto.
  9. Será bueno además, hablar siempre en tercera persona, crear oraciones cortas, no demasiado complicadas, usando un lenguaje simple que no sea complicado de entender y sobre todo no opines sobre lo que estás escribiendo. No olvides que se trata de un resumen no de un análisis, una crítica o una reseña en donde tu opinión sí que tiene que estar incluida.
  10. Una vez que el resumen esté completo, todo lo que tiene que hacer es releer lo escrito, de modo que puedas verificar que no haya errores ortográficos y que el discurso fluya sin problemas, con su propio sentido lógico y que no falte ningún pasaje.

Lo último en How To

Últimas noticias