Celebrities

El pasado más traumático de Lydia Bosch, al descubierto

Lydia Bosch
Lydia Bosch

Lydia Bosch y su pasado más traumático han quedado al descubierto

La actriz Lydia Bosch saltó a la fama en 1984 gracias al famoso concurso televisivo ‘Un, dos, tres… responda otra vez’. Esa popularidad le sirvió para protagonizar algunas de las series más famosas de la televisión española, como ‘Médico de familia’, y también varias películas a lo largo de su trayectoria profesional.

Sin embargo, a pesar de ser una mujer admirada por todos y muy discreta con su vida privada, Lydia tiene un pasado muy traumático que, aunque ella siempre ha querido mantener en secreto, este siempre ha sido público. Y es que a Lydia Bosch siempre le ha ido muy bien en su carrera profesional, pero no tanto en el amor. Sus relaciones personales siempre han sido su punto débil.

Si bien es cierto que sus dos primeras relaciones conocidas, una con el presentador Tony Cantó y otra con el actor Iñaki Miramón, terminaron de forma amistosa, no pasó lo mismo con las dos siguientes. Por un lado, en 1991, Lydia comenzó una relación con Micky, uno de los hijos del cantaor malagueño Antonio Molina.

Micky siempre ha sido considerado un auténtico seductor, conquistador, ligón. Y aunque en un principio pudo parecer que Lydia lo había encandilado, cuatro años después de haberse conocido y con una hija ya de por medio, la pareja puso punto final a la relación teniendo que acudir en numerosas ocasiones a los juzgados.

Y es que muchos son los rumores que aseguran que, durante esos cuatro años, Micky tuvo una larga lista de novias, amantes y ligues, que podrían haber sido el detonante de la ruptura. Después de aquel fracaso, Lydia Bosch estuvo cerrada a conocer a ningún hombre durante unos largos años, hasta que llegó 2001.

En ese año, un arquitecto llamado Alberto Martín llegó a la vida de la actriz provocándole, quizás, su peor quebradero de cabeza. La pareja tuvo dos hijos, Ana y Juan, y cuando nada hacía presagiar que una tormenta llegaría a sus vidas, surgió la ruptura total. Esta vez de manera mucho menos elegante y cordial que la anterior.

Lydia Bosch llevó a juicio a Alberto, a quien acusó de abusos sexuales durante dos meses. A pesar de que incluso su hija Andrea, nacida de la relación anterior, declaró en contra de él, Alberto finalmente ganó la batalla y fue puesto en libertad con cargos.

Desde entonces a la actriz no se la ha vuelto a relacionar con nadie más. Y es que quizás Lydia Bosch no quiera volver a pasar por algo tan traumático otra vez.

Lo último en HappyFM