“Yo no sé si Sánchez es moderado, yo sé que estaba muriéndose de ganas por pactar con Pablo Iglesias”

javier-maroto-pp
El vicesecretario Sectorial del PP, Javier Maroto.

Una tele muy pequeñita poco menos que decora el despacho del vicesecretario Sectorial del Partido Popular en Génova 13. “No me da ni para atender a las tertulias políticas”, bromea. Javier Maroto recibe a OKDIARIO en la sede del PP con fiebre de la de verdad y responde con otra, la de sus palabras contundentes, ésas que van renovando el discurso de su formación política quizás a menor ritmo del que él desearía. Más grande que su pantalla de televisión es una lustrosa palmera en el centro de la estancia, iluminada por unos enormes ventanales. Luz y taquígrafos para el nuevo PP. Empieza la entrevista…

P.- Pablo Casado ha dicho que el verdadero rival del Partido Popular es Podemos.

R.- El verdadero rival de todos los que nos consideramos moderados en España es que hay una concentración de todo lo que ha sonado a extremismo en los últimos 10-20 años que ha decidido coaligarse, ir juntos, en esa lista de Unidos Podemos que ellos mismos se llaman comunistas. Los moderados estamos divididos en diferentes opciones políticas. Mejor, todos los que somos moderados estemos unidos en torno a las siglas que más posibilidades tienen de evitar que el extremismo llegue a España.

P.- ¿Quiénes son los moderados?

R.- Los que no sienten que el extremismo sea la solución. Podemos y sus confluencias es claramente extremista, es rupturista, es un cambio de sistema, y yo creo que los que representamos la moderación, la mayoría de los ciudadanos, queremos la certeza, la seguridad y la confianza en el futuro, con los aciertos y con los errores que seguramente hemos cometido. No estamos para romperlo todo y para que las recetas de Grecia o de lo que vemos en los ayuntamientos de Barcelona, Madrid, Vitoria o Cádiz llegue al Gobierno de España porque al final cuando gobierna ese extremismo los más débiles pagan el pato. Aquellos que dicen que defienden a la gente son los que después ponen las peores dificultades a la gente más humilde. Yo no quiero que pase eso en mi país y se puede evitar si los moderados estamos todos a una agrupando el voto.

P.- ¿El PSOE estaría dentro de los moderados, porque en esos ayuntamientos gobiernan en uno con el PSOE y en otro gracias a él?

R.- Yo no sé si Pedro Sánchez es moderado, yo sé que estaba muriéndose de ganas por pactar con Pablo Iglesias. Lo hubiese hecho si sus compañeros le hubiesen dejado. Lo que pasa es que yo no sé si Pedro Sánchez representa a esos miles y miles de votantes socialistas que son moderados, que siendo de otra ideología diferente a la de los votantes del PP o de C’s o de la gente que no vota, comparten con nosotros una manera de ver España que es la de la seguridad, la de la certeza y la de la moderación. Yo veo a Pedro Sánchez mucho más radical y deseando el Gobierno con Podemos que veo a muchos conocidos que han votado al Partido Socialista, que tienen todo mi respeto y que los considero personas moderadas, que quieren lo mejor para su país.

P.- ¿Cree que ese voto moderado es posible que vaya al Partido Popular o se va a ir con Albert Rivera?

R.- El voto es una decisión personal. Yo creo que nosotros tenemos que hacer un ejercicio de humildad, primero de autocrítica. Lo que sucede es que si los moderados nos dividimos quien gana es el extremismo, que sí está agrupado y que viene muy fuerte en esta ocasión, con recetas que creo que no son las convenientes para el conjunto de los españoles ni para el futuro de nuestro país.

“Tras el 20D hemos visto que Podemos no es un grupo pequeño y sumado a IU esto ya no es ninguna broma”

P.- Después de los malos resultados que tuvo el PP en las pasadas elecciones, que no se pudo formar Gobierno, ¿cree que es coherente afrontar el 26J sin cambios de programa o de personas?

R.- Nosotros lo que vemos el 26 de junio es una segunda vuelta, una segunda oportunidad, es la reválida entre las opciones que pueden formar gobierno, por eso más allá de las siglas concretas yo creo que hay dos tendencias claras: Esa forma de entender España y las políticas públicas desde la moderación, desde lo concreto, desde la certidumbre o nos vamos todos al monte y pensamos en posiciones extremas que no han dado resultado.

P.- ¿Qué autocrítica hacen después de esos resultados? Si no se producen cambios, los ciudadanos podrían considerar que tienen una actitud arrogante. 

R.- Creo que la mejor manera es tratar de mostrarse con humildad, explicando que la opción que nosotros hemos planteado a la sociedad española es la que ha contado con el apoyo mayoritario. Con humildad, contundencia y explicando cuáles son las propuestas podemos renovar con más fuerza la confianza de los españoles.

Cada vez que yo veo una provincia en España donde ha habido muchísima gente, absolutamente de buena fe, que ha votado a Ciudadanos y no han sacado ningún diputado siento lastima.

P.- ¿Está llamando al voto útil?

R.- Nosotros hemos dicho que queremos hacer una campaña en positivo. Significa que eso de salir a la calle con el garrote a darle al otro no es mi estilo. La gente está harta de escuchar el ‘y tú más’, ‘y tú peor’, ‘y tú eres más feo’, eso no aporta nada. También es verdad que hay que ser pedagógico, es muy importante el proyecto y el programa de cada uno, pero todo el mundo ha visto que con la fuerza que ha irrumpido Ciudadanos, que hay que tenerla en cuenta, no suma ni con el PSOE ni con el PP ni con Podemos. Por tanto, es un partido importante pero no determina nada, ni siquiera aunque tuviese 10 diputados más. Sí que ha contribuido a que nos haga estar más débiles a las fuerzas que somos moderadas.

P.- ¿Cree que sería posible un Gobierno de Mariano Rajoy como presidente y Albert Rivera en la Vicepresidencia?

R.- Yo creo que lo importante es que ese acuerdo sea moderado y que sume. Por tanto, si el Partido Popular y Ciudadanos no suman lo suficiente no se podrá producir. Y a veces esto sucede porque se pierden muchos votos en muchas provincias, también en las grandes ciudades, si el voto no está agrupado, si nos dividimos, porque la propia Ley Electoral, que seguramente requiere de una reflexión, divide mucho el voto y no suman diputado. Se pierden sólo porque estamos divididos. Lo importante es trasladar ese mensaje: queremos entendernos con los partidos moderados, las urnas han dicho que el PP es la opción moderada preferida por los ciudadanos, agrupémonos. Si nos dividimos habrá otras opciones que pueden dar el ‘sorpasso’ no sólo al Partido Socialista, pueden estar ahí teniendo un peso muy específico. No se trata de poner nombre a los sillones, que eso es de vieja política.

P.- Es lo que los ciudadanos quieren saber, ¿usted cree que habría generosidad suficiente por parte del Partido Popular de ceder una Vicepresidencia?

R.- Esto lo dije yo y se achacó al presidente del Gobierno porque me parece que es en sí mismo una obviedad. Si nosotros estamos diciendo que una de las posibilidades de un Gobierno de moderación es compartir en coalición ese Gobierno, naturalmente deberá haber personas de diferentes siglas en la composición de ese Gobierno y eso incluye la Vicepresidencia y los Ministerios. Pero contar esto antes de las elecciones suena a repartirse los sillones.

“Si los moderados nos dividimos quien gana es el extremismo, que sí está agrupado y que viene muy fuerte en esta ocasión”

P.- ¿Se ha hecho autocrítica sobre el cambio de tono respecto a Podemos desde las últimas elecciones en las que venía bien que desgastara al PSOE? ¿Se ha hablado de esto en el Partido Popular y sobre la posibilidad de haber cometido un error?

R.- No creo que sea un error, sino que lo que hacemos es realismo puro, analizamos la realidad. En favor de las empresas de demoscopia, era muy difícil acertar en un escenario en el que aparecían fuerzas nuevas. Fallaron en gran medida e incluso de Ciudadanos se dijo que iba a ser la segunda fuerza.

Las cartas se han puesto sobre la mesa boca arriba y ahora sabemos que C’s es una fuerza importante pero no suman con nadie, no dan mayoría, esa es la realidad. Sin embargo, esos votos si estuviesen agrupados darían fortaleza a una opción moderada que intenta representar el Partido Popular en este momento.

Lo que hemos visto es que esto de Podemos no es un grupo pequeño y, además, si ahora se suman en una candidatura conjunta el millón de votos de IU esto ya no es ninguna broma. Naturalmente, nosotros tenemos que girar el discurso y decir que el peligro a la certeza, a la seguridad, al futuro de España ya no es el Partido Socialista que conocimos, es esta nueva alianza de izquierdas que además podría contar con el apoyo del PSOE si suman. Por eso lo podemos llamar voto útil, voto de certeza, voto de seguridad o voto de futuro. Yo lo llamo voto al Partido Popular.

P.- ¿Le parece que José María Aznar es desleal con el partido?

R.- Yo tengo una visión que es que cuantos más puntos de vista haya en un partido tan grande como el nuestro, pues mejor nos va a ir. Yo no pienso igual que muchas personas de mi partido, ni pienso igual ni siento igual ni participo de las mismas ideas en todo, y eso no me hace a mí mejor y a otros peores o al revés. Yo creo que un partido como el nuestro es un gran partido donde caben los matices, de manera que las ideas de un ex presidente también son bienvenidas.

En este caso la supuesta discusión ha sido sobre qué Gobierno del PP ha conseguido bajar más el déficit. Los dos gobiernos han bajado el déficit, el de Aznar y el de Rajoy, los dos han acertado en lo económico. ¿Nos vamos a poner a discutir por cuál de los dos es el que más decimales consiguió bajar el déficit? Pero si los dos han tenido una muy buena nota bajando a la mitad el déficit que nos deja siempre el PSOE, que no arregla las cuentas y por tanto pone en riesgo los servicios públicos. Yo no voy a discutir por unas décimas de quién bajó más el déficit porque además Aznar, Guindos, Montoro o Rajoy comparten que el déficit es un enemigo de los servicios públicos y que hay que combatirlo y que hay que ser austero.

 

Últimas noticias