El PP acusa a Iglesias de olvidarse de las puertas giratorias: «Ha colocado a un amigo en el consejo de Enagás»

El vicepresidente segundo del Gobierno, Pablo Iglesias, ya no es tan combativo como aquel joven profesor de Políticas que al abrigo del 15-M denunciaba las «puertas giratorias» de lo que llamaba «la casta». Ni rastro de aquel Iglesias. Ahora, el PP le ha recordado que ha llegado al Gobierno «engañando a la gente» tras «haber colocado a un amigo» en el consejo de Enagás.

Teodoro García Egea, secretario general de los populares, ha dicho durante la sesión de control al Gobierno de este miércoles en el Pleno del Congreso de los Diputados que Iglesias se ha olvidado de «las puertas giratorias«, una de las prácticas que denunciaba Podemos y que ahora utiliza formando parte del Gobierno socialcomunista.

El desmemoriado Pablo Iglesias también se ha olvidado en su turno de réplica de la interpelación de García Egea, y ha contestado a otras cuestiones obviando la referente a las puertas giratorias. El podemita ha acusado a los populares de utilizar una estrategia de «la pataleta, el berrinche y la provocación».

«Si como decía, las puertas giratorias son formas de corrupción, y ahora acopla un amigo en Enagás, ¿esto qué es?», ha preguntado García Egea, quien no ha obtenido respuesta por parte de Pablo Iglesias sobre este asunto, ya que no lo ha mencionando en su turno de réplica.

Un podemita con sueldazo en Enagás

Podemos ha colocado en el Consejo de Administración de Enagás a Cristóbal José Gallego –miembro del Observatorio Crítico de la Energía afín a Podemos–, junto a los ex ministros socialistas José Blanco y José Montilla.

Lo curioso del nombramiento de Gallego, y la aceptación del cargo por su parte, es que es contrario al gas natural. Gallego forma parte del Observatorio Crítico con la Energía, una asociación que firmó junto a Podemos en julio de 2018 el manifiesto de la red ‘GAS no es la solución’.

En ese manifiesto se criticaba a Enagás, Naturgy y Repsol de ser los responsables de «la fuerte campaña de promoción del gas que en los últimos tiempos se observa desde distintas instancias económicas y políticas». Una energía que, según denunciaba este manifiesto, es un combustible fósil, un combustible que, como el petróleo o el carbón, produce gases de efecto invernadero.

«El gas debe jugar un papel secundario y decreciente en la transición energética hacia un 100% renovable; no puede convertirse en el pilar central de la misma», dice el manifiesto. «Las grandes empresas y lobbies que promocionan el modelo gasístico son contrarias a una transición energética democrática y participada activamente por la ciudadanía», insiste el texto.

Gallego ha hecho público un escrito en el que confirma que acepta el cargo de consejero de Enagás y enumera dos contradicciones. La primera, su pertenencia al Observatorio Crítico de la Energía, que resolverá dándose de baja del mismo en cuanto su nombramiento sea aceptado en la Junta. Y segundo, su sueldo. En este caso ha señalado que donará la parte necesaria para que su sueldo como profesor siga siendo su principal fuente de ingresos.

Pidió la expropiación de Iberdrola

El Observatorio Crítico de la energía, asociación a la que pertenece el nuevo consejero de Enagás afín a Podemos, Cristóbal Gallego, apoyó en 2012 la expropiación de las cuatro filiales de Iberdrola por parte del Gobierno de Bolivia, liderado en ese momento por Evo Morales. Gallego empezará a formar parte del consejo de Enagás en cuanto sea ratificado por la Junta de Accionistas de la gasista, que se celebrará a finales de junio. En ese momento, el profesor ha anunciado que dejará el Observatorio.

El sábado 29 de diciembre de 2012, el presidente boliviano decretó la expropiación de las acciones de la española Iberdrola en dos distribuidoras de energía eléctrica en las regiones de La Paz -‘Electropaz’-, y en Oruro – ‘Elfeo’-, además de la empresa de servicios Edeser y la gestora de inversiones Compañía Administradora de Empresas. El argumento que utilizó fue poder equiparar el precio de la electricidad en las zonas rurales y en las ciudades, alteración de la que acusaba a la eléctrica que preside Ignacio Galán.

«Hemos hablado con la empresa, hemos dialogado con la empresa, que se rebaje a todos, que asuma su responsabilidad social como empresa, son españoles. Cuatro meses de negociación sin resultado», dijo Morales. «Y cómo no han querido buscar esta equidad, igualdad en el consumo de energía eléctrica, obligados hemos tenido que nacionalizar estas empresas», agregó el gobernante. En 2015, abonó 34 millones a Iberdrola por la expropiación.

Lo último en España

Últimas noticias