El PP recurre ante la Audiencia Nacional el ‘Ministerio de la Verdad’ de Sánchez

El Partido Popular ha presentado un recurso contencioso-administrativo en la Audiencia Nacional contra la orden de creación del llamado ‘Comité contra la Desinformación’, o ‘Ministerio de la Verdad’, que controlará aquellas informaciones que el Gobierno considere ‘fake news’.

El secretario general del PP, Teodoro García-Egea, ha anunciado esta iniciativa, que se suma a la campaña que el equipo de redes del partido lanzará bajo el hashtag MinisterioDeLaVerdad, en la que participarán los principales cargos del partido de las distintas estructuras territoriales.

Así, según explican los ‘populares’, en la campaña podrán verse a miembros del partido con la boca tapada y una cinta de «contenido censurado» así como una simulación de noticias censuradas de distintos medios de comunicación.

Con esta campaña, el PP quiere denunciar «el ataque del Gobierno de Sánchez-Iglesias a la libertad de información, como han denunciado las propias asociaciones de periodistas y medios de comunicación», han señalado fuentes populares.

«El Gobierno tendrá enfrente al PP en defensa de la libertad de información», advierten en Génova.

El Gobierno hace unas semanas su procedimiento de actuación contra la «desinformación» que, entre otras cosas, incluye «examinar el pluralismo de los medios».

En la orden del Ministerio de Presidencia, Relaciones con las Cortes y Memoria Democrática, se defiende que el Gobierno debe «actuar contra la desinformación», para que los ciudadanos tengan acceso a una «información veraz y diversa» que, según el Ejecutivo, se ve «cada vez más amenazada» por la «difusión deliberada, a gran escala y sistemática» de información falsa que quiere «influir en la sociedad».

En concreto, la orden indica que, con el objetivo de «atajar la desinformación», y a través del European Democracy Action Plan, se actuará para «incrementar» la integridad electoral y «garantizar» unos sistemas electorales «libres y justos»; y «examinar» los medios que se emplean para «interferir en sistemas democráticos», luchando contra la desinformación sobre la covid-19 y en procesos electorales.

Además, el Gobierno admite que «examinará la libertad y pluralismo de los medios de comunicación», lo que ha sido criticado desde la oposición y asociaciones de la prensa por considerarlo un intento de censura.

Los encargados de pilotar este procedimiento serán, además, dos hombres de la máxima confianza del presidente del Gobierno: su director de gabinete, Iván Redondo y el secretario de Estado de Comunicación, Miguel Ángel Oliver.

Entre las funciones, el Gobierno podrá realizar campañas de comunicación para contrarrestar las consideradas ‘fake news’. Entre los que pueden colaborar contra esta «desinformación» están el Centro Nacional de Inteligencia (CNI) y el Ministerio del Interior.

También se indica que el Ejecutivo podrá solicitar colaboración al sector privado, a los propios medios de comunicación, a expertos y a ONG para luchar contra este «fenómeno».

Para actuar, el Gobierno ha establecido varios niveles, siendo el primero la actuación a nivel técnico para detectar y realizar una alerta temprana para, si es necesario, «adoptar decisiones» y coordinar una respuesta «política-estratégica».

El Ejecutivo ya ha revelado en otras ocasiones su persecución de las informaciones incómodas. Cabe recordar, por ejemplo, la polémica generada cuando el general Santiago explicó cómo la Guardia Civil trabajaba para «minimizar el clima contrario a la gestión de la crisis por parte del Gobierno».

Y como ha venido informando OKDIARIO, el Centro Nacional de Inteligencia (CNI) también se empeña en ese cometido. El Centro Criptológico Nacional ha desarrollado un protocolo de actuación para investigar las «plataformas digitales» o «canales de comunicación» que divulguen noticias «descontextualizadas» -según sus criterios- y «erosionen» la «confianza en las instituciones públicas».

Aunque los planes del Gobierno para articular una estrategia de este tipo vienen de lejos, el Ejecutivo ha encontrado en la pandemia del coronavirus el pretexto para acelerarla.

«La desinformación puede estar presente y afectar a cualquier campo, y en los tiempos actuales se ha observado de manera directa en la actual pandemia, viéndose acompañada de una «infodemia» sin precedentes», se lee en el texto publicado en el BOE.

Por ahora, no se han dado detalles sobre cómo se controlarán esas informaciones, ni tampoco las medidas que se tomarán contra los medios que no se ajusten al criterio de noticia de La Moncloa.

Sin embargo, hace un año, la vicepresidenta Carmen Calvo ya dio pistas sobre las intenciones del Ejecutivo. Una de las medidas, explicó, es un sistema de «alertas rápidas» que permitirá a los ciudadanos «recibir en tiempos instantáneos una alerta de un desmentido para que sepan que esas noticias no son noticias fundamentadas ni la verdad». En definitiva, un sistema para controlar a los medios y las informaciones ante la opinión pública.

 

 

 

Lo último en España

Últimas noticias