Juicio del 1-O

Junqueras justificó la violencia del 20-S ante la Guardia Civil: “Es la voluntad del pueblo”

Junqueras justificó la violencia del 20-S ante la Guardia Civil: “Es la voluntad del pueblo”

El golpista catalán Oriol Junqueras le dijo a un teniente de la Guardia Civil encargado de la seguridad del dispositivo judicial en el registro de la Consejería de Economía de la Generalitat el 20 de septiembre de 2017 que "tenía que entender" que hubiese una manifestación de protesta porque era "la voluntad del pueblo".

El golpista catalán Oriol Junqueras, acusado de un delito de rebelión y malversación de caudales públicos por el 1-O, le dijo a un teniente de la Guardia Civil encargado de la seguridad del dispositivo judicial en el registro de la Consejería de Economía de la Generalitat durante el 20-S que “tenía que entender” que hubiese una manifestación de protesta porque era “la voluntad del pueblo”. Así lo ha relatado el propio teniente ante el Tribunal Supremo durante el juicio por el proceso independentista, donde ha explicado la experiencia que vivió ese día, en el que los guardias civiles de la entrada, que eran los que estaban a su cargo, fueron el blanco de las protestas y los insultos de los concentrados allí desde poco después de las nueve de la mañana.

Según el relato del oficial del Instituto Armado, Junqueras acudió a la consejería sobre las cinco de la tarde. “Le dije ‘buenas tardes’, me dijo que iba a trabajar y que iba acompañado de sus escoltas y de un asesor o un abogado, y le dije que por supuesto, que esa era su casa. Entró, estuvo como una hora o así y cuando salió se despidió y dijo que tenía que entender que era la voluntad del pueblo, y yo le dije que tenía que entender que estaba haciendo mi trabajo“, ha contado a preguntas del fiscal Jaime Moreno.

Para el teniente, la peor parte de ese día para el equipo de seguridad de la Guardia Civil se la llevaron los agentes del GEAR (antidisturbios) que se estuvieron relevando en la puerta de la consejería durante todo el día y parte de la noche, pues estaban a muy poca distancia de los manifestantes.

“Estuvieron recibiendo insultos, amenazas, les tiraban botellas, recibían humillaciones, algún escupitajo que otro… Por eso decidí ir relevándolos”, ha indicado el guardia civil ante el Alto Tribunal, que ha dicho que los insultos más repetidos fueron “hijos de puta, cabrones, fascistas, vosotros sois los terroristas” y que “con el dedo hacían como que cortaban el cuello“. “Así desde las nueve y media de la mañana hasta las dos o las tres de la madrugada”, ha apuntado. Eso sí, ha asegurado que los agentes a su cargo “se comportaron como profesionales y aguantaron todo lo que tuvieron que aguantar”.

Últimas noticias