La Fiscalía confirma el enchufe masivo de socialistas en el chiringuito público de Sierra Nevada

La Fiscalía tiene pruebas de la contratación a dedo masiva de enchufados en el chiringuito del PSOE montado en la estación de esquí de Sierra Nevada a costa de la empresa pública Cetursa.

Sierra Nevada
Sierra Nevada

La Fiscalía sigue destapando escándalos de la etapa socialista en la Junta de Andalucía. Y lo sigue haciendo en el chiringuito público comandado por el PSOE en la estación de esquí de Sierra Nevada -Cetursa-. Los investigadores cuentan ya con pruebas de la contratación masiva a dedo de enchufados, tal y como reflejan los documentos revisados por la Cámara de Cuentas y la propia Fiscalía.

Una documentación en la que la Fiscalía señala con claridad que los sistemas de contratación de personal carecían de publicidad y escondían mecanismos de discrecionalidad y arbitrariedad contrarios a las exigencias de las sociedades públicas.

Todo un sistema perfectamente pensado para poder realizar contrataciones a dedo en una empresa pública que contaba con una plantilla mínima de más de 200 empleados y que elevaba su contratación hasta las 700 nóminas en temporada de esquí.

El texto de la Cámara de Cuentas que maneja la Fiscalía señala que "la contratación de personal con posterioridad a la entrada en vigor de la Ley 9/2007, de 22 de octubre, de la Administración de la Junta de Andalucía (LAJA), no ha ido precedida de convocatoria pública en medios oficiales ni de los procesos selectivos correspondientes que garanticen los principios constitucionales de igualdad, transparencia e imparcialidad, así como, los de mérito y capacidad (artículo 55 de la Ley 7/2007, de 12 de abril del Estatuto Básico del Empleado Público (EBEP) por aplicación de su Disposición Adicional Primera10 y artículo 77 de la LAJA)."

Igualdad, mérito y capacidad

El informe va más allá y denuncia que "en los procesos de promoción interna no queda acreditado el cumplimiento de los principios de igualdad, mérito y capacidad en la selección de los candidatos. Sólo consta en los expedientes un comunicado interno al departamento de recursos humanos para la modificación de la categoría laboral y, en su caso, del grupo de cotización en la nómina".

Traducido: que no sólo se enchufaba a personal designado por las altas esferas socialistas sino que, además, los propios mecanismos de promoción interna permitían que sus carreras laborales fuesen gratas y generosas.

La certificación de esta evidencia se suma a otras descubiertas ya por la Fiscalía, como los sobresueldos de casi 13.000 euros anuales que se autopagaban directivos socialistas de la empresa pública Cetursa, la principal gestora de la estación de esquí de Sierra Nevada.

Los informes en poder de los investigadores detallan con precisión cómo los directivos de Cetursa –bajo control del PSOE– trampearon de forma obscena los controles de la ley de 2012, una norma que fue aprobada en plena crisis para evitar que ningún cargo público ganara por encima de lo establecido para la presidencia de la Junta (menos de 65.000 euros).

La documentación señala, de este modo, cómo 56 personas cobraron durante dos años, hasta el ejercicio 2014, retribuciones de alta dirección incumpliendo la ley. Y cómo, sin dejar de cobrar más de lo establecido por esa norma, "las subdirecciones y direcciones se convierten en áreas y sus titulares son cesados como directores y nombrados jefes de servicio con efectos de 31 de diciembre de 2014", un cambio que les permitió beneficiarse del convenio colectivo al que no tenían derecho y escapar a las limitaciones de sueldo para directivos de entes públicos.

El informe de la Cámara de Cuentas que hoy chequea la Fiscalía no escatima explicaciones: "Evitan así la reducción de retribuciones del personal directivo, con el consecuente menoscabo de fondos públicos". El mecanismo les permitió a muchos de ellos cobrar un sueldo base de hasta 68.000 euros, sin contar ahí los correspondientes complementos.

El grupo de agraciados era amplio: cinco jefes de servicio y 51 directivos a los que la crisis les trajo incentivos, complementos y gratificaciones extraordinarias ni tan siquiera reguladas para los legalmente acogidos al convenio colectivo. El resultado final de la red de empresas vinculada a Cetursa y Sierra Nevada fue visible: a cierre de 2015 presentaban un agujero de 17,9 millones de euros.

Lo último en España

Últimas noticias