Un asesor de Lambán en la directiva de la asociación que preside un declarado independentista

Javier Lambán
Javier Lambán, presidente de Aragón.

La asociación cultural del Matarraña, organización con sede en Aragón y que recibe subvenciones de la Generalitat catalana y aragonesa, tiene en su nueva directiva a un asesor del Gobierno de Javier Lambán, Pietro Cucalón, y un exconsejero comarcal y concejal del PSOE, pese a que el recién elegido presidente, Joaquim Montclús, es un declarado independentista, como denuncia la Plataforma aragonesa ‘No hablamos catalán’.

Montclús, escritor, historiador y articulista de Teruel cuenta con una amplia trayectoria vinculada a la defensa de los ‘Países Catalanes’ y las tesis secesionistas.

En 2010, fue uno de los firmantes de un manifiesto en el que se cargaba contra el Tribunal Constitucional por los recortes al Estatuto de Cataluña y en el que se defendía "el derecho colectivo al autogobierno de Cataluña".

"Con la anunciada sentencia de un Tribunal Constitucional caducado, dividido, deslegitimado e internacionalmente desprestigiado, es evidente que España se encuentra a las puertas de un episodio de estricta involución política y autonómica, con el peligro que supone la negación de las aspiraciones de reconocimiento y de autogobierno nacional de los catalanes", defendían los firmantes. En el texto se advertía además de que "si esas aspiraciones no caben en la Constitución solo hay dos salidas posibles: o los catalanes renuncian a sus aspiraciones o renuncian a la Constitución" y "si las instituciones y los partidos políticos no son capaces de encontrar una salida digna a la situación actual, la realidad obligará a los catalanes a elegir entre la involución y la secesión".

Pero además, Montclús es un activo defensor de la ‘catalanidad’ de Aragón. En su libro, ‘La Franja de Poniente: aspectos históricos y jurídicos’ aseguró que la frontera entre Aragón y Cataluña es "una separación administrativa actual" porque las tierras de Aragón occidental-la conocida como Franja-"siempre han estado unidas a Cataluña". La polémica obra, publicada en 2013, fue subvencionada por el Gobierno de Artur Mas y el Instituto de Estudios Catalanes (IEC) con cerca de 30.000 euros. 

En cuanto a Pietro Cucalón, ejerce de asesor en el departamento de Política Lingüística del Gobierno de Aragón (PSOE), un área controvertida por la promoción que desde el Ejecutivo de Javier Lambán se está dando en los últimos tiempos al catalán, que ya cuenta con el reconocimiento de "lengua propia" y que próximamente recibirá cobertura con la Academoa Aragonesa de la Lengua, a la que el gobierno autonómico ha destinado 15.000 euros. De la junta directiva forma parte además Javier Arrufat, quien fuera concejal y consejero comarcal del PSOE.

Se da también la circunstancia de que el presidente de honor de la asociación es Artur Quintana, un controvertido filólogo barcelonés que en 2012 comparó a los "genocidas" de PP y Partido Aragonés (PAR) con los nazis. Quintana fue premiado el pasado año por el Gobierno de Aragón con el Premio Desideri Lombarte "en reconocimiento a sus trayectorias en la dignificación y difusión del catalán en Aragón". El galardón se entregó, casualmente, el 11 de septiembre, día de la Diada catalana.

La asociación cultural Matarraña es una de las editoras de la revista ‘Temps de Franja’ que se distribuye en los centros escolares de la comunidad y, como denunció la ‘Plataforma Aragonesa No Hablamos Catalán’, con contenidos de corte catalanista.

"La Gran Cataluña, la nacionalidad catalana, no se reduce a la Cataluña estricta, sino que comprende también, como todo Dios sabe, Valencia, las Islas Baleares, el Rosellón, Andorra, el Alguer, y las tierras atribuidas injustamente a las provincias aragonesas", se puede leer en uno de sus números.

La revista contaba con una sección fija dedicada a los ‘Países Catalanes’ que, tras las polémicas, fue suprimida. No obstante, la vinculación con la Generalitat no se oculta: la publicación cuenta entre sus promotores con el departamento de cultura del gobierno de Puigdemont.

Lo último en España