Generalitat Cataluña

La Generalitat insiste en cerrar la central nuclear de Almaraz para golpear a la industria madrileña

nucleares españa
Central nuclear de Almaraz. | Nucleares España
Comentar

La Generalitat quiere el cierre de la central nuclear de Almaraz para golpear de lleno a la industria madrileña. La insistencia en los primeros días del nuevo Gobierno en avanzar hacia el cierre de la central nuclear de Almaraz no es casual: su producción de energía va destinada a soportar la demanda de más de un 80% del consumo de la industria madrileña. La nuclear es una de las energías más baratas y eso permite que la industria de la Comunidad de Madrid resulte más competitiva.

La Generalitat catalana ha comprobado la enorme fuga de sedes de empresas camino de Madrid a raíz de sus posicionamientos y acciones golpistas. Y ha llegado a la conclusión de que, si encima de las sedes, se marchan las plantas ya no se tratará de ‘susto’, sino de ‘muerte’.

Por ello, desde la Generalitat se ha subrayado la conveniencia de avanzar sin pausa hacia el cierre de la central nuclear de Almaraz, algo que encarecería la producción industrial en Madrid y, por lo tanto, sumaría menos incentivos a salir de Cataluña con destino a la capital de España. Pese a ello, el impulso de este cierre –defendido ya por el nuevo Gobierno– no será pacífico. Ni frente al PP, ni frente a algunos de los socialistas más clásicos, como Guillermo Fernández Vara.

Y es que el presidente de la Junta de Extremadura ha asegurado ya que no permitirá que se cierre la central nuclear de Almaraz “si no hay una alternativa” a los puestos de trabajo que esta instalación genera en la comarca del Campo Arañuelo, en el norte de Cáceres.

Fernández Vara ha respondido de esta manera a la preocupación trasladada por el líder de la oposición, el Popular José Antonio Monago, con respecto a los evidentes deseos del Gobierno socialista de la nación de terminar con la actividad de esta central.

Vara ha reconocido, sin embargo, que “obviamente algún día cerrará”, pero ha asegurado que “no va a ser ahora“, tras explicar que el Gobierno de España aún no ha dicho que vaya a cerrar definitivamente las plantas nucleares cuando lleguen a los 40 años, ya que “hay por medio muchos factores que influyen”.

Pero lo cierto es que la ministra de Energía y Medio Ambiente, Teresa Ribera, llega con el compromiso de cerrar las nucleares. Y la primera en la lista es precisamente la de Almaraz.

Monago ha aclarado que tras la moción de censura presentada por el PSOE y el cambio de gobierno en España, los socialistas pretenden ir cerrando las centrales nucleares.

Así, Monago ha afirmado que “con el horizonte siempre turbulento” del sector tabaquero y el “horizonte negro con la Central Nuclear”, debe haber una planificación de futuro y plantear un modelo alternativo para la zona, recordando que el PP planteó un plan de regeneración, que superaba los 90 millones de euros, que se recaudan a través del impuesto de instalaciones que incidan en el Medio Ambiente.

También ha recordado que el PP presentó enmiendas a los últimos presupuestos por valor de 2,5 millones de euros pero el PSOE y Podemos las rechazaron, cuando podían haber empezado a dotar la cuantía necesaria para compensar el daño provocado por el cierre de la central. “Caminamos hacia el cierre de la central nuclear que genera bienestar en la zona y no hay un plan alternativo” ha lamentado Monago.

Además, el presidente del PP ha recordado que si se elimina la aportación nuclear, la energía se encarece un 20% por lo que “las aventuras del socialismo ecologista tienen su repercusión en el recibo de la luz”. Así, ha preguntado a Vara si “va a asumir su responsabilidad y plantear la alternativa o va a hacer como con el escándalo de la repetición de los exámenes de la EBAU echando las culpas” a otros.

Últimas noticias